• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Universidades prestigiosas liberan conocimientos en Internet

Los resultados sorprenden por la presencia que tienen en todo lo que respecta a los ámbitos sociales de internet / BBC

Cada vez es más fácil tener acceso a contenidos académicos en Internet / BBC

Es una estrategia para compartir el saber en varias áreas. Los expertos consideran que, sin embargo, la educación tradicional no desaparecerá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cualquier persona que tenga tiempo y voluntad puede recibir clases de la Universidad de Harvard o del Instituto Tecnológico de Massachussets.

Para hacerlo no es necesario vivir en Estados Unidos ni pagar inscripciones costosas. Sólo hace falta entrar en algunas páginas de Internet y manejar el inglés con soltura.

Hay universidades que se han abierto a nuevas formas de enseñanza, a través de cursos masivos y gratuitos que se pueden tomar por Internet. La página web www.coursera.org ­que surgió en abril de 2012­ presenta un catálogo de cursos de ese tipo, que son impartidos por instituciones estadounidenses de renombre. Por ejemplo, es posible inscribirse en clases de introducción a las finanzas, dictado por la Universidad de Michigan, o de introducción a la Filosofía, ofrecido por la de Edimburgo.

Cada curso tiene sus modalidades. En algunos se presentan videos y lecturas, y se exigen exámenes, ensayos, participación en foros y otras actividades virtuales. El portal señala que hay más de 2,4 millones de personas inscritas en esas clases.

Una página parecida es www.

edx.org, desarrollada por la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachussets. Entre la lista de cursos está uno de electricidad y magnetismo, ofrecido por el MIT, con el que se puede obtener un certificado virtual de maestría. También es posible encontrar textos y videos de clases presenciales en las páginas web de la Universidad de Yale, Harvard y otras.

Renata Curci, directora de AprenRed de la Universidad Metropolitana, sostiene que esos cursos permiten la capacitación de personas que no pueden acceder a estudios formales en universidades.

"Esta modalidad responde a la filosofía de que el conocimiento debe estar en manos de todo el mundo, que no se debe guardar. Para estas instituciones, el egoísmo de mantener el conocimiento encerrado no tiene sentido".

José Gregorio De Llano, coordinador del Centro de Tecnología Educativa de la Universidad Católica Andrés Bello, indica que la ventaja de estos cursos es que son gratuitos y ofrecen contenidos de calidad, avalados por universidades prestigiosas.

Otra ventaja, para De Llano, es que estas clases brindan una perspectiva global. "Eso quizás es, al mismo tiempo, una desventaja porque se pierde la posibilidad de adaptarse a las realidades locales". Agrega que la tutoría poco cercana sería otro inconveniente de esos cursos masivos.

Se mantendrán. Si bien esta modalidad podría originar cambios en las formas de entender la educación universitaria, expertos consideran que las instituciones de piso y ladrillo no desaparecerán.

De Llano dice que, en efecto, los cursos masivos han ido transformando los contextos de las universidades: "Por primera vez una persona en Venezuela puede inscribirse en clases de esas instituciones, y eso cambia los ambientes de aprendizaje. Sí, hay que estar atentos, pero no diría que se van a eliminar las universidades, porque tienen otras funciones. Por ejemplo, las relaciones sociales".

Vanessa Sanabria, profesora del Departamento de Tecnología Educativa del Instituto Pedagógico de Caracas, también está convencida de que las nuevas formas de enseñanza no amenazan a las universidades tradicionales. "Los cursos en línea dan la oportunidad de actualizarse, pues son de formación continua y de fácil acceso. Pero no sustituyen la naturaleza de las instituciones de educación superior, porque ellas son núcleo de saberes e investigación".