• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Thomas Stocker: “Energías y políticas limpias son una necesidad”

Thomas Stocker, físico suizo candidato a presidente del IPCC | Foto William Dumont

Thomas Stocker, físico suizo candidato a presidente del IPCC | Foto William Dumont

El físico suizo cree que las ciudades deben invertir en tecnologías que sean sostenibles ahora y en el futuro. Está de gira por Venezuela para presentar su candidatura para presidir el Panel Intergubernamental de Cambio Climático

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si las políticas ambientales de todos los países del mundo no se modifican, en 2100 el planeta podría ser completamente diferente. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático ha señalado que para el final del siglo que corre el nivel del mar podría aumentar hasta un metro, las temperaturas podrían elevarse hasta 4 grados centígrados, y los eventos extremos naturales hacerse más constantes y más peligrosos.

Thomas Stocker, físico medioambiental, doctor en Ciencias Naturales, y copresidente del grupo de trabajo I del IPCC, se hace eco de esos pronósticos y cree que es posible cambiarlos si se reduce entre 40% y 70% la emisión de gases invernaderos para 2050. “Para lograr mitigar el cambio climático, necesitamos recordar que todos tenemos responsabilidades. Los países que tienen mayor grado de desarrollo, en particular los países industrializados, deberían aprovechar la oportunidad de tomar medidas en el campo económico con procesos limpios y también colaborar con los países que disponen de menos recursos”.

El científico estuvo esta semana en Venezuela. La visita es parte de una gira por varios países para promover su candidatura a la presidencia del IPCC antes de las elecciones que se llevarán a cabo en octubre y que preceden a la COP 21, Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas, que se realizará a finales de noviembre en Paris, donde los países nuevamente volverán a discutir sus compromisos en la reducción de emisiones a fin de crear un acuerdo sobre el clima que sustituya al Protocolo de Kyoto.

Aunque gran parte del mundo aún tiene retos como la erradicación de la pobreza y la lucha por el acceso a la educación y la salud, Stocker define al cambio climático como el desafío más grande de este tiempo. “Toca a todos por igual y constituye, si no es resuelto, un problema para el desarrollo del planeta”.

El científico opina que las energías limpias son el camino a seguir. “Debemos ir hacia allá. Energías y políticas limpias son una necesidad porque contribuyen a alcanzar metas de sostenibilidad global y también ofrecen oportunidades económicas de desarrollar nuevos productos”.

El transporte y el crecimiento de las ciudades, asevera, son buenas áreas para ejemplificar las mejoras que deben hacerse en todo el mundo. Reconoce que el transporte es un elemento esencial en el desarrollo de las ciudades, pero advierte que no hay “ninguna ley de la naturaleza” que obligue a que el funcionamiento de los vehículos sea mediante combustibles fósiles, altamente contaminantes. “Hay que pensar en hacer inversiones hoy que tengan sentido en 20 o 50 años y que no impidan la sostenibilidad de las ciudades. No debemos aceptar inversiones que nos conduzcan a un callejón sin salida hacia viejas tecnologías, que se harán más caras y difíciles de mantener”.

Aunque sin detalles de cómo lo lograrán, recientemente Estados Unidos y China, responsables del 45% de las emisiones de dióxido de carbono en el planeta, anunciaron que reducirían 28% la producción de gases de efecto invernadero: los estadounidenses para 2025 y los asiáticos en 2030. También en la cumbre anual del G7, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Japón y Canadá, acordaron tomar las medidas necesarias para frenar las consecuencias de la contaminación ambiental.

Stocker ve esas iniciativas como demostraciones del interés que los políticos tienen de abordar los temas relacionados con el cambio climático. Sin embargo, esas cifras vienen con polémica, pues mientras las Naciones Unidas utilizarán como referencia las emisiones de gases invernaderos en 1990, los norteamericanos usarán el año 2005 (cuando hubo 52,88% más emisiones que en 1990) para medir sus logros. Rusia prometió que para 2030 producirá entre 25% y 30% menos contaminación por gases invernaderos y Suiza garantizó una reducción de 50%.

Más información. El suizo asegura que, de ser elegido presidente del IPCC, atenderá tres prioridades: hacer que las comunicaciones sean un esfuerzo constante y continuo, mantener el rigor científico y la robustez científica de la información en tiempos donde las discusiones del cambio climático se han politizado, y regionalizar la información del IPCC, porque es necesario tener datos más localizados.

Stocker aclara que el IPCC no lleva a cabo políticas, sino que ofrece la información que permite a los gobernantes tener el mejor conocimiento posible acerca del cambio climático: “Comunicamos lo que sabemos y lo que no sabemos. Si seguimos como vamos, veremos un planeta muy diferente del que tenemos hoy”.

Retos de la Venezuela petrolera
La meta mundial de reducir entre 40% y 70% la emisión de gases invernaderos para evitar el aumento de las temperaturas es titánica para la economía venezolana. Juan Carlos Sánchez, co-ganador del Premio Nobel de la Paz en 2007 como miembro del IPCC, dijo en la conferencia “Cambio climático en Venezuela”, que 63% de los gases emitidos en el país provienen del sector energía (petrolera y eléctrica) y 15% de la deforestación. “El subsidio al sector transporte es de 14.000 millones de dólares al año, las deforestaciones acaban con 288.000 hectáreas anualmente”.

Sánchez explicó que si no se toman medidas, el cambio climático producirá disminución en la capacidad de recuperación de los embalses de agua, afectará las cosechas de café y caña de azúcar, e incrementará las enfermedades transmitidas por vectores como dengue y malaria. Dijo que si Venezuela recurriera a fuentes de energía renovables como la energía eólica, hidrológica, geotérmica, y a la biomasa de residuos agrícolas podrían producirse 107.526 mega vatios, “más de 5 veces el consumo actual”.

EL DATO
Las elecciones para la presidencia del IPCC se realizarán en octubre. El suizo Thomas Stocker se medirá con Chris Field, de Estados Unidos; Hoesung Lee, de Corea del Sur; Jean-Pascal van Ypersele, de Bélgica; y Nebojsa Nakicenovic, de Austria y Montenegro. Quien gane, podrá ocupar el cargo por un máximo de siete años.