• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Retrasan juicio de extradición de Kim Dotcom hasta abril de 2014

Kim Dotcom / Reuters

Kim Dotcom / Reuters

Aunque la decisión debía ser tomada en agosto de este año, fue demorada nuevamente por las investigaciones sobre irregularidades en la causa contra el creador de Megaupload

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El juicio de extradición a Estados Unidos del alemán Kim Dotcom, acusado de piratería informática, ha sido retrasado de nuevo hasta abril del año que viene en Nueva Zelanda, según indicaron hoy los medios locales.

El conocido creador de Megaupload, detenido en enero de 2012 en una operación policial coordinada por el FBI en su mansión en las afueras de Auckland, iba a ser juzgado el 12 de agosto para decidir sobre su extradición solicitada por las autoridades de EE UU.

La vista contra Dotcom ha sido retrasada en varias ocasiones debido a otros procesos paralelos concernientes a las irregularidades cometidas durante la operación policial y el acceso a las pruebas en su contra.

El 30 de julio, el Tribunal Supremo abordará la petición de los abogados del alemán para acceder a las pruebas incriminatorias obtenidas por el FBI para poder preparar adecuadamente su defensa. Los abogados indicaron que la vista de extradición podría adelantarse hasta noviembre de este año si se resuelven las cuestiones relativas a la operación policial y las pruebas, así como el espionaje ilegal al que fue sometido por la agencia neozelandesa de inteligencia antes de su detención.

El FBI lanzó en enero de 2012 una operación internacional que llevó al cierre de Megaupload y al arresto de Dotcom en su mansión neozelandesa y de otros cinco ejecutivos del portal en Nueva Zelanda y Europa.

La investigación del FBI atribuye a Megaupload haber causado más de 500 millones de dólares en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor de compañías y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares.

El informático alemán lucha en los tribunales neozelandeses contra su extradición a Estados Unidos, donde lo requieren por supuestos delitos de piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero.