• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Radares en los automóviles pueden evitar accidentes sin reacción de conductor

El dispositivo destinado a garantizar una conducción "libre de accidentes y heridas" está actualmente disponible en ciertos modelos de automóviles de lujo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los automóviles equipados de radares capaces de evitar o reducir el impacto de los choques, sin intervención del conductor, podrán popularizarse en muy pocos años si se acuerda atribuir a esta tecnología el uso de la misma frecuencia del espectro electromagnético.

El dispositivo destinado a garantizar una conducción "libre de accidentes y heridas" -según los expertos que participan en el proyecto para su implementación internacional- está actualmente disponible en ciertos modelos de automóviles de lujo.

En vehículos menos exclusivos, determinadas firmas automotrices lo proponen como una "opción" a un coste extra de unos 2.000 dólares para el dispositivo completo.

El sistema consiste en un radar de corto alcance y alta resolución "para escenarios complejos de tráfico" y que funciona en gran medida de manera autónoma al conductor, según dijo el representante de la compañía Bosch, Junger Hildebrant, al presentar esta tecnología a la prensa en Ginebra.

A través de sensores colocados en distintos lugares del automóvil, el radar tiene funcionalidades de observación de frente, de costado y por detrás.

Por la parte frontal, el radar es capaz de identificar la distancia y objeto que se desplaza por delante y de ayudar al conductor a adaptar su velocidad, además de contar con un sistema de frenos que se activa de forma autónoma cuando se detecta un peligro inminente de colisión.

A altas velocidades, esta tecnología "ayuda" al conductor, de modo que cuando apenas pisa el pedal de freno, éste reacciona a una potencia mucho mayor.

De ambos lados, el radar resuelve el problema de los "ángulos muertos", responsable de muchos accidentes cuando se decide cambiar de carril y hay una moto o bicicleta que no aparece en el espejo retrovisor lateral, pues avisa al conductor de su presencia.

En relación a los choques por la parte posterior, el sistema incluye un dispositivo de "pre-choque" que "prepara el vehículo" a una inminente colisión por detrás y cierra las ventanas, coloca los asientos en posición vertical y adapta el reposacabezas en cuestión de segundos.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en Ginebra, donde tiene su sede, una reunión de expertos del sector automotriz, fabricantes de dispositivos para vehículos y reguladores nacionales de las telecomunicaciones que trabajan en favor de una asignación universal y definitiva de la banda de 79 gigahercios (GHz) para estos radares automovilísticos.

Se trata de una banda ancha que ofrece una buena resolución y permite discriminar mejor los objetos, lo que es esencial para las funciones más recientes que los fabricantes han incorporado, como la detección de peatones o el sistema de frenado de emergencia autónomo en la ciudad.

Por el momento, sólo la Unión Europea, Singapur y otros pocos países han atribuido la banda de 79 GHz para ese fin, mientras que Japón lo hará antes de finalizar este año y Estados Unidos está en camino de hacerlo, comentaron los expertos.

El objetivo de la industria es poder incorporar el sistema a los automóviles de consumo masivo, para lo cual requieren que la frecuencia a ser utilizada por los radares se estandarice y sea única en todo el mundo.

Actualmente, este dispositivo incorporado en un coche de lujo europeo no puede ser utilizado en gran parte del resto del mundo, señaló representante de Continental (fabricante de sistemas de conducción asistida), Frank Gruson.

Los especialistas del sector confían en que si la banda de 79 GHz se atribuye a este servicio de radiolocalización, la tecnología se expandirá rápidamente, se aplicará una economía de escala y los costes bajarán a tal punto que estos radares equiparán todos los automóviles que se produzcan -al menos de gama intermedia para arriba- hacia 2017.