• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Prototipo de universidad chilena ganó la carrera en el desierto

El vehículo chileno ha ganado dos años consecutivos | EFE

El vehículo chileno ha ganado dos años consecutivos | EFE

En la categoría Desafío Solar Atacama compitieron siete vehículos y en la Ruta Solar corrieron ocho triciclos híbridos. Estudiantes de la USB participaron por Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El prototipo chileno Intikallpa, de la Universidad de La Serena, ganó el domingo la cuarta y última etapa de la Carrera Solar Atacama, cuyos competidores recorrieron con sus vehículos 1.300 km por el desierto más árido del mundo, localizado en el norte de Chile, y en la que participaron 15 equipos.

En la categoría Desafío Solar Atacama compitieron siete prototipos de vehículos solares de Argentina, Chile, India y Venezuela, y en la Ruta Solar corrieron ocho triciclos híbridos.
Por Venezuela participó un grupo de estudiantes de la Universidad Simón Bolívar, que presentaron el prototipo Käi CS-2 (nombre proveniente de la lengua wayúu y que significa dios sol) para entrar en la categoría Desafío Solar, la cual reunió a los autos propulsados únicamente por ese tipo de energía.

El prototipo chileno que ganó las cuatro etapas de la competencia, llamado Intikallpa (energía solar, en lengua nativa quechua), fue fabricado en fibra de carbono, pero para declararlo oficialmente vencedor deben aún considerarse algunas penalizaciones, dijo a la AFP uno de los organizadores de la carrera, Mauricio Zanotti.

Se esperaba que ayer, en la ciudad de Iquique, proclamaran definitivamente a los vencedores. En caso de confirmarse el liderazgo de Intikallpa, sería la segunda vez que ese vehículo gana la Carrera Solar Atacama, prueba única en América Latina.
El segundo lugar, tal como ocurrió el año pasado, lo ocuparía el modelo Eolian 3, desarrollado por la Universidad de Chile. En la categoría de los triciclos, empujados por la energía solar y tracción humana, ganó la cuarta etapa el equipo Solar Mecatrónica, de Universidad Católica de Chile.

La prueba, que el año pasado recorrió un poco más de 1.000 km por esos mismos áridos parajes, comenzó el jueves desde la que fuera oficina salitrera de Humberstone, en la localidad de Alto Hospicio –cercana a Iquique–, el mismo lugar donde finalizó el domingo.

Oasis en el desierto

Enclavada en medio del desierto de Atacama, Humberstone –patrimonio de la Humanidad por la Unesco– es un pueblo fantasma, con todas las instalaciones –piscina, hospital, teatro, hotel, cancha de tenis– abandonadas, tras el fin de la extracción de salitre a comienzos del siglo XX.

Desde allí, los 15 vehículos solares arrancaron para cubrir cuatro etapas: la primera entre Humberstone y la ciudad de Calama, con una extensión de 330 km. La segunda, el jueves, desde la ciudad de Calama hasta San Pedro de Atacama se convirtió en la parte más difícil, debido a las pendientes de la ruta, que asciende hasta más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar y una extensión de 390 km. El sábado, los equipos salieron de Calama para llegar hasta Baquedano, un tramo de 215 km. El domingo la carrera finalizó en un tramo de 357 km, desde la ex oficina salitrera Chacabuco hasta la antigua salitrera de Humberstone.