• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Orgasmómetro, la aplicación que pasó la intimidad al teléfono

El orgasmómetro | El Mercurio/ Chile/ GDA

El orgasmómetro | El Mercurio/ Chile/ GDA

Es una aplicación que lleva la cuenta de los encuentros sexuales. ¿Ayuda o es una mala idea?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Usarías un orgasmómero, sí, un orgasmómetro, para medir la duración e intesidad de un orgasmo durante un encuentro sexual. Bueno, el tema ha quedado sobre la mesa luego de que una empresa española desarrollara la aplicación.

Pero el tema es más profundo.

“Para qué sirve saber cuántos orgasmos se tienen, si la satisfacción sexual está mucho más determinada por factores cualitativos de la relación sexual, que por el número de orgasmos”, cuestiona Magdalena Rivera, médico sexóloga y psicoterapeuta sexual (www.medicalsexcenter.cl)

A su juicio, el orgasmómetro tiene muy poca utilidad y no cree que su uso pase más allá de un juego.

La aplicación para Iphone y Android fue inventada por la marca de preservativos Control y se promociona como el aparato tecnológico que mide el resultado de los encuentros sexuales, al registrar la intensidad sonora, el ritmo y la duración de un orgasmo. Supuestamente en vivo.

Pero, parece más bien un chiste propagandístico que una herramienta real para medir a los “buenos amantes”.

Y como si no fuera suficiente la transgresión de la intimidad del encuentro, permite a los usuarios comparar sus ranking con otras parejas. Si uno lo descarga podrá ver el comportamiento sexual de lo que sucede, principalmente en España, lugar donde surge.

Entonces, para entrar al mercado y conocer que pasa en ese espacio, habrá que descargarla (es gratuita), registrar los datos de edad y escoger obligadamente la provincia española que le guste. Luego, si está de ánimo, activar el aparato para comenzar a anotar los puntos orgásmicos, que aparecerán una vez alcanzado el “clímax”. Cual juego de videos los resultados finales aparecen cuando el juego termina.

Ahora, ¿quién está dispuesto a usarlo en un momento de pasión?

Tal vez los que no sacan de la vista sus teléfonos ni siquiera para comer, caminar o tener un momento de intimidad con quien se tiene al frente.

“Creo que reducir la sexualidad al número de orgasmos es perderse gran parte de la riqueza de esta”, argumenta la especialista en psicoterapeuta sexual y ejemplifica que si una persona se dedica a contar sus orgasmos, pensando en llegar a cierta meta, entrará en una carrera por alcanzarlos, perdiendo en parte el disfrute de simplemente compartir un encuentro sexual.

“En un mundo donde estamos llenos de deberes y metas por cumplir convertir la actividad sexual en uno más hace que pierda el ser un espacio de placer y relajo convirtiéndose en una tarea más, lo que a la larga podría bajar el deseo sexual”, señala la doctora.

¿Beneficios?

Parece que ninguno, de acuerdo a lo que indica Joanna Klaber, psicóloga de Clínica Avansalud.
“El orgasmómetro mide sólo los movimientos y el ruido ambiente que captura esta aplicación en el teléfono, pero no mide la relación sexual ni el orgasmo. Es un sensor de sonido y movimiento”, detalla.

Por lo que más bien, dice, sería una prueba más que el sexo está en todas partes y que la tecnología se introduciría en la sexualidad porque es un tema que gusta, atrae y entretiene.

Reflexiona que cada pareja tiene su propio estilo, ritmo y frecuencia a la hora de tener relaciones sexuales y que no tiene mucha relación con la forma en que se relacionan afectivamente. Es decir, no por tener una buena pareja sexual significa que funcione en los otros ámbitos de la vida.

Desde esa perspectiva, la doctora Magdalena Rivera propone que más que contar las actividades sexuales, lo que podría ser de utilidad como aplicación, es una que permitiera coordinar las agendas y crear en ellas el espacio para la intimidad.

Porque, agrega, muchas parejas no dejan tiempo no sólo para hacer el amor sino que tampoco para compartir juntos otras actividades, tales como comer juntos, salir a bailar, al cine, entre otras.

Por lo tanto, ella también descarta la utilidad del orgasmómetro.

Elementos negativos

“El placer sexual no está solo en el orgasmo”, repite Magdalena Rivera y anima a que esta frase sí sea el barómetro de la actividad sexual.

A lo que Joanna Klaber complementa que hay que ser cuidadoso en algunos casos porque puede perjudicar, principalmente, a personas que se están iniciando en la sexualidad.

“Como por nombrar a los adolescentes, que creen que si la aplicación arroja un resultado negativo es porque lo están haciendo mal y no necesariamente es así y viceversa”, destaca.

Por lo tanto, queda claro que la tecnología por más invasiva que sea en nuestras vidas está lejos aún de poder decirnos y clasificar la actividad sexual aún cuando solo sea para contabilizarla.

“La calidad y la frecuencia de las relaciones sexuales estará determinada por cada pareja, lo que ellos les parezca bien y les agrada es lo adecuado. No existe una receta que sea igual para todos”, aconseja Klaber.