• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Microsoft compensa la decepción de Windows 8 con su última versión gratuita

Imagen de la sede de Microsoft / Internet

Imagen de la sede de Microsoft / Internet

Trae una nueva Vista de Tareas que permite mostrar de un vistazo todas las aplicaciones abiertas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En su más reciente conferencia para desarrolladores, Microsoft adelantó que Windows 10, liberada esta semana de forma gratuita, sería la última versión de Windows y que las mejoras se realizarían a través de la web, de forma gradual sin anunciar nuevas versiones.

La información de hace dos meses impactó porque Windows es, junto con la suite de productividad Office, la mayor fuente de ingresos de Microsoft. Si bien señaló que el uso de Windows 10 sin pago podría prolongarse por un año, no especificó qué pasaría después de ese lapso. La decepción que causó Windows 8 en muchos usuarios llevó a la empresa de Bill Gates a ofrecer gratis la actualización.

De todos modos, como cada versión nueva de Windows es aprovechada por los fabricantes de computadores para ofrecer nuevos modelos de PC, Microsoft sí cobra a estos la licencia de uso del sistema operativo, cuyo costo se traslada a los usuarios finales.

La oferta, sin embargo, generó suspicacia en algunos. En redes sociales se comparó, en tono de burla, la presentación del software con la última película de Terminator, en la que los protagonistas viajan al pasado y al futuro para evitar el lanzamiento gratuito de Skynet, un sistema operativo que se apoderaría del mundo.

El usuario primero. Lo más seguro es que Windows 10 se convierta a la larga en solo “Windows” y que las actualizaciones se hagan a través de la web. Por lo pronto, los usuarios van a encontrar en el nuevo Windows el conocido botón de inicio, pero además podrán personalizar la interfaz, sea para regresar al look de Windows 7 o para configurar un escritorio personalizado con “sabores” de Windows 8.

Un escritorio puede no ser suficiente en estos días y Windows 10 trae una nueva Vista de Tareas, que permite mostrar de un vistazo todas las aplicaciones abiertas. No solo eso, también se pueden gestionar los nuevos escritorios virtuales, un concepto muy conocido en Linux y que debutó en OS X Mavericks hace casi dos años. Se trata de un complemento al tradicional Alt+Tab, y de hecho ese atajo es muy similar al de la nueva Vista de Tareas de Windows 10, que se activa con Windows+Tab.

Es muy sencillo gestionar los nuevos escritorios virtuales: se pueden crear nuevos escritorios con el botón "Nuevo escritorio" que aparece en el Visor de Tareas en la parte inferior derecha, y luego pasar de uno a otro con el teclado o el ratón. Cada escritorio tiene su gestión independiente de tareas: las aplicaciones abiertas de un escritorio no aparecen en la barra de tareas del otro, y al pulsar Alt+Tab en cada escritorio, solo aparecen las aplicaciones abiertas en ese escritorio concreto. Esto es ideal cuando se trabaja en una máquina compartida.

Otra novedad interesante es la posibilidad de organizar las diferentes ventanas abiertas con la tecnología Snap, que ya traía Windows 8. Ahora se pueden acoplar las ventanas a los bordes, lo cual hace que la ventana llevada al borde ocupe la mitad de la pantalla, pero también si se arrastra una ventana hacia una esquina, esa ventana ocupará la cuarta parte de la pantalla, comenzando en la esquina respectiva.

Hay algo ingenioso en este acoplamiento de ventanas: Windows 10 muestra en miniatura el resto de las ventanas abiertas de modo que es posible elegir entre las restantes la que deseamos colocar en el espacio sobrante. Si bien no se pueden acoplar más de cuatro ventanas, es posible hacer que la división vertical de la pantalla cambie, de modo que dos de las ventanas serán más grandes que las otras dos

Los beneficios de esta versión justifican una migración inmediata, al menos si su PC está corriendo actualmente Windows 7, Windows 8 o Windows 8.1. Si tiene cualquiera de estas versiones, ya está apto para instalar la nueva versión que marca un hito importante en la evolución de este sistema operativo.