• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Japón abandonó las labores de recuperación de su satélite Astro-H

Imagen referencial | Foto: Globovisión

Imagen referencial | Foto: Globovisión

El proyecto tuvo un costo de 280 millones de dólares, se esperaba que observara agujeros negros y agrupaciones galácticas distantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) anunció hoy que decidió abandonar los intentos para recuperar la comunicación con su satélite Astro-H, el cual comenzó a fallar desde el inicio de sus operaciones a finales de marzo.

La JAXA tomó la decisión tras llegar a la conclusión de que no podrán restablecer las operaciones del aparato, dado que parece que los dos paneles solares con los que se proveía de energía se desprendieron, aparentemente por un fallo en su estructura, explicó en un comunicado.

La agencia se centrará ahora en investigar las causas revisando todas las fases: construcción, producción, revisión y operación.

"El problema es que no estaba diseñado para repararse ni para alertar de los errores de operación", dijo hoy el presidente de la JAXA, Saku Tsuneta, en una rueda de prensa recogida por la cadena pública NHK.

La comunicación con el Astro-H falló el pasado 26 de marzo a las 16.40 hora local (07.40 GMT), horas antes de que se desprendieran trozos del aparato.

La agencia japonesa no fue capaz de restablecer la comunicación, aunque recibió varias ráfagas incompletas de datos del aparato.

En este sentido, la JAXA reveló hoy que "hay cosas que no cuadran", y que es posible que las comunicaciones recibidas no procedieran del satélite, dada la frecuencia desde la que fueron enviadas.

El Astro-H, de unos 14 metros de largo y unas 2,7 toneladas de peso, fue puesto en órbita el 17 de febrero y es el satélite más pesado lanzado hasta ahora por Japón.

El dispositivo, fabricado por JAXA y la NASA estadounidense, y otras instituciones, tuvo un coste de unos 280 millones de dólares (unos 246 millones de euros).

El satélite astronómico tenía el objetivo de orbitar a unos 580 kilómetros de altura y para observar agujeros negros y agrupaciones galácticas distantes a través de sus detectores de rayos gamma y cuatro telescopios de rayos X.