• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Huawei presume de "selfie" en su nuevo teléfono de gama alta

En un evento celebrado en París, la tecnológica ha anunciado un terminal de 5 pulgadas con conectividad LTE muy orientado a la captura de imágenes que costará 449 euros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La compañía tecnológica china Huawei ha presentado hoy el Ascend P7, su nuevo teléfono inteligente de gama alta, concebido para los autorretratos y con un grosor de 6,5 milímetros y 124 gramos de peso.

En un evento celebrado en París, la tecnológica ha anunciado un terminal de 5 pulgadas con conectividad LTE muy orientado a la captura de imágenes que costará 449 euros y con el que pretende competir de tú a tú con el iPhone 5s de Apple y el Samsung Galaxy S5.

El punto fuerte del Ascend P7, a tenor del protagonismo que Huawei ha concedido durante la presentación, son los autorretratos de alta calidad: su cámara delantera, compuesta por cinco lentes, tiene 8 megapíxeles y f 2.4 de apertura.

La fiebre por los "selfies" y el exhibicionismo ha llevado a la tecnológica a incorporar numerosas funciones que mejoren el resultado de los autorretratos, entre ellas, la posibilidad de tomar fotos panorámicas con la cámara delantera -ideado para autorretratos grupales-, una pequeña vista previa sobre la pantalla para conseguir el mejor ángulo del fotografiado o la opción de utilizar el teléfono como espejo.

La ambición de Huawei en cuanto a la captura de imágenes también es mejorar su calidad en condiciones de baja luminosidad y disminuir el tiempo de disparo.

Su cámara trasera, de 13 megapíxeles y f 2.0 de apertura, cuenta con un procesador de imagen similar a los presentes en cámaras Nikon o Canon y se activa en 1,2 segundos pulsando el botón inferior de volumen del "smartphone".

La tecnológica china ha incluido numerosas opciones de edición de imágenes que van desde añadir notas de voz o marcas de agua a las fotografías hasta "optimizar la belleza" del fotografiado.

El Ascend P7 tiene 5 pulgadas y una resolución de 1.920x1.080 píxeles (445 píxeles por pulgada) y permite introducir dos tarjetas SIM de forma simultánea (que pueden ser tanto nano como microsim).

Su tecnología LTE, sustentada en una doble antena, permite la descarga de datos a 150 megabits por segundo.

El Ascend P7 cuenta con un procesador HiSilicon -fabricado por Huawei- de cuatro núcleos que funciona a 1,8 gigaherzios y 2 gigas de RAM.

Su batería es de 2.500 miliamperios e incluye un modo de ahorro de energía que permite extender la duración del último 10 % de energía hasta 24 horas reduciendo al máximo las funciones disponibles.

El terminal está equipado con la versión 4.4.2 de Android, aunque cuenta con una interfaz de usuario propia desarrollada por Huawei, la EMUI 2.3.

En el apartado del diseño, el terminal es metálico con 7 capas de material y un acabado de vidrio Gorilla Glass.

Se pondrá a la venta en España y otros 30 países europeos y asiáticos en junio en los colores blanco, rosa y azul oscuro.

El consejero delegado de la división de consumo de Huawei, Richard Yu, ha asegurado que con el nuevo terminal la compañía va "más allá de la excelencia" y que Huawei no se conforma con ocupar la tercera posición del mercado mundial de la telefonía móvil inteligente.

Según Yu, el Ascend P7 supone una alternativa sólida a la competencia, donde cohabitan no sólo el iPhone 5S y el Galaxy S5, sino el HTC One M8, el LG G2 -que en breve tendrá sucesor- e incluso, en rango de precio inferior, el Nexus 5.

Según Huawei, el P7 incluye 650 mejoras con respecto a su predecesor, el Ascend P6 -lanzado en 2013 y que ha vendido cuatro millones de unidades-.

La tecnológica china, con un 4,8 % de cuota de mercado, fue en el 2013 el tercer fabricante mundial que más "smartphones" vendió en todo el mundo, por detrás de Samsung (31 %) y Apple (15,6 %).

Le siguieron en ventas LG (muy cerca, con un 4,8 %) y la también china Lenovo (4,5 %).

La división de consumo de Huawei facturó 9.410 millones de dólares en 2013, lo que supone el 23,8 % del total de los ingresos de la compañía asiática, cuyo principal negocio se sustenta en las redes de telecomunicaciones.