• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Google dice todo lo "in" y lo "out" en su primer análisis de la moda

La mayoría de estas funciones están disponibles solo para la versión del buscador en Estados Unidos / Captura: Google

Google / Captura: Google

En su informe de tendencias de la moda, el buscador analizó miles de millones de búsquedas realizadas desde 2009 hasta la actualidad, para proveer un análisis de lo "cool" y lo "demodé"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las faldas de tul son lo máximo. Los pantalones de ejercicio, lo más "in". Pero... ¿shorts hasta la cintura? Ese es un territorio que no se debe explorar, a juzgar por el primer análisis de Google en base a sus búsquedas.

En su informe de tendencias de la moda, Google analizó miles de millones de búsquedas realizadas desde 2009 hasta la actualidad, para proveer un análisis de lo "cool" y lo "demodé".

Por ejemplo, las búsquedas sobre faldas de tul aumentaron un 34% entre enero de 2014 y 2015, según el informe.

"¿Quién dice que necesitas ser bailarina para usar una falda de tul?", dicen en una entrada en su blog el estratega de marca de Google, Yarden Horwitz, y el analista de datos de moda, Olivier Zimmer.

"Esta moda se originó en la Costa Oeste [de Estados Unidos] y de allí se extendió por todo el país, por lo que indican las búsquedas en Google. Los consumidores buscan esta falda en todos los tonos del arcoiris (e incluso con el arcoiris completo), pero los colores más populares son los clásicos: blanco y negro".

Google, al calcular los números de las búsquedas sobre moda y relacionarlos con la ubicación donde estas32 búsquedas son realizadas, ofrece una idea sobre los movimientos de las tendencias.

Por ejemplo, la falda midi --amplia y un poco por abajo de las rodillas: no llega a maxi, y definitivamente no es mini-- ha tenido un retorno triunfal en el mercado británico desde 2013.

Las búsquedas de esta falda "se han multiplicado por nueve en los últimos tres años, y la prenda todavía está en su fase temprana de crecimiento dentro del mercado estadounidense", indicaron los autores del estudio en su blog.

Los pantalones de ejercicios, o joggings, es una de las modas que más hacen furor, y esto va para todo el mundo.

"Vemos búsquedas de 'joggings' para hombres, mujeres, niños, niñas e incluso bebés, lo que indica que esta prenda básica tiene un enorme atractivo para las masas", añadieron.

La gente parece interesada en todo tipo de "joggings", según descubrió Google, pero los más buscados son los que vienen decorados con emojis, los emoticones de los aparatos portátiles.

En general, las búsquedas de "joggings" aumentaron 165% en 2014, informó Google, mientras las búsquedas de pantalones de ejercicios con emojis aumentaron un sorprendente 58.000%.

En cambio, los shorts que se ajustan en la cintura se han convertido en una aberración que más vale ir sacando del armario: tienen 42% menos búsquedas que en 2014.

Otros artículos que están pasando de moda son la ropa "vintage" o de época, los bikinis que se amarran con tiritas y los vestidos peplum, es decir adornados con aplicaciones de tela en forma de volante, sobre la cintura o la cadera.

En el terreno de denim, crecieron las búsquedas de los jeans de motociclistas (cómodos), los "jeans de novio" (grandes), los jeans rasgados y los que tienen los bajos acampanados, también conocidos como de elefante. Al igual que los shorts, menos suerte tienen los que se llevan por la cintura.

Pero la moda también se vincula a las temporadas: según Google, entre las tendencias de esta primavera boreal se incluyen los vestidos blancos con encajes, los bikinis por la cintura, los "rompers" o monos cortos de una pieza, los vestidos shift (sueltos, de una pieza) y los "jumpsuits", es decir juegos de top y pantalón, también de una sola pieza.

Como se ve, de lo que se trata es de mantenerse en una pieza. Respecto a los pantalones tubo o muy ajustados, las camisetas con mensajes personales y los vestidos con corsé: están fuera.

Otras estrellas en desgracia son la moda unisex, los jeans de los años '90 y el vestido-bufanda, un híbrido que tuvo sus 15 minutos de fama pero rápidamente desapareció en el baúl de lo invendible.