• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Un GPS guía las manos en el quirófano

Foto Archivo El Nacional

Foto Archivo El Nacional

La cirugía asistida por computación minimiza de manera importante las lesiones en estructuras nobles. La técnica es recomendada cuando ha habido operaciones anteriores o ante presencia de tumores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los sistemas de geolocalización modernos se han convertido en grandes aliados para acceder a zonas desconocidas. Para quienes manejan automóviles, encontrar direcciones se ha convertido en pan comido desde que pueden llevar un pequeño GPS cerca del volante que les dice cuándo y hacia dónde cruzar. Los médicos también han echado mano de esta tecnología para guiar sus manos.

La cirugía asistida por computación ha aumentado exponencialmente la precisión al momento de realizar intervenciones quirúrgicas de alta complejidad en oído, nariz y faringe-laringe.

“Los senos paranasales son estructuras que tienen vecinos muy delicados. Están la base del cráneo, la órbita, los nervios y la musculatura óptica, estructuras vasculares. Son vecinos muy importantes y la lesión de alguno de ellos tendría consecuencias graves”, explica Ángel Hurtado, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Clínicas Caracas.

El equipo recibe el nombre de neuronavegador. Es un ordenador con una pantalla que se alimenta con la tomografía del paciente, en la que se proyectan los cortes axial, coronal y sagital sobre los que se verá la acción de los instrumentos quirúrgicos previamente calibrados, localizados espacialmente por infrarrojos, ultrasonido o campos magnéticos.

“Te da la información exacta de la ubicación de la punta del instrumento dentro del cuerpo. Tiene un margen de error entre 1 y 3 milímetros”, señala Hurtado.

Entre las patologías que pueden ser intervenidas con apoyo del neuronavegador están las de tipo inflamatoria crónica -la rinosinusitis es una de las más comunes- u otro tipo de lesiones como tumores en los propios senos paranasales o de estructuras aledañas.

“El sistema apoya a la técnica quirúrgica basada en la endoscopia, que es la forma básica, tradicional. El uso del neuronavegador es recomendado sobre todo cuando la anatomía del paciente ha sido modificada por cirugías anteriores o por alteraciones inherentes, como pólipos o tumores”, agrega el especialista.

 

Menos padecimiento. Las cirugías de senos paranasales pueden tener complicaciones que van  desde sangrado importante hasta pérdida de la visión; sin embargo, esos efectos adversos son minimizados con intervenciones asistidas por computación. En el Hospital de Clínicas Caracas utilizan esta tecnología desde hace 5 años y han atendido más de 100 casos desde entonces. Hurtado calcula que hay otros 2 aparatos similares en el resto del país.

“Debido a la precisión que tienen, se reduce el tiempo de la cirugía y se disminuyen las complicaciones. Además es mínimamente invasivo, lo que permite que la recuperación sea más amigable con el paciente”.

Aunque el uso de esta tecnología aumenta el costo de la operación, hay reducción de gastos por la vía de reducción de tiempo en el procedimiento y en la recuperación.

 

También en neurocirugía. La cirugía asistida por computación también tiene su espacio en la neurocirugía. El doctor Leonardo Lutsgarten fue uno de los pioneros en el país en la implementación de la técnica. El neuronavegador permite hacer incisiones más pequeñas sobre el cuero cabelludo, visualizar el abordaje que se dará y atravesar estructuras críticas con más precisión, y es especialmente útil para remover lesiones cerebrales. Luego de este tipo de cirugías la recuperación es más corta que en el caso de una tradicional: el paciente puede pasar una noche en terapia intensiva y luego de 3 o 4 días en observación puede estar de regreso en su casa.