• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Cargadores inalámbricos de smartphone esperan despegar en 2015

Samsung prepara grandes cosas para el Galaxy S6/ Foto: Samsung

Samsung prepara grandes cosas para el Galaxy S6/ Foto: Samsung

Durante el Mobile World Congress estos equipos recibieron un significativo impulso por parte de los grandes fabricantes, como el surcoreano Samsung

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Quién no se ha encontrado sin batería en el móvil y sin el cable adecuado para recargarla? Esto puede pasar a la historia con los cargadores inalámbricos existentes en el mercado, que esperan imponerse en 2015.

Durante el Mobile World Congress, la feria más importante del sector, celebrada de lunes a jueves en Barcelona, estos artilugios recibieron un significativo impulso por parte de los grandes fabricantes, como el surcoreano Samsung.

Desbancado de su liderazgo mundial en el último trimestre de 2014 por Apple, Samsung desveló en Barcelona su nuevo modelo fetiche, el Galaxy S6, con el que espera recuperar su dominio perdido. Una de sus grandes novedades es, precisamente, la posibilidad de ser cargado sin necesidad de cables en un tiempo reducido.

El gigante de los muebles sueco Ikea también desveló en Barcelona que en la primavera (boreal) de 2015 lanzará en Europa y Norteamérica una línea de mesillas de noche, lámparas y escritorios dotados de cargadores inalámbricos. Más adelante, lo comercializarán en el resto del mundo. Con este sistema, bastará con colocar el móvil sobre una base para que se recargue, ya sea por inducción o por transmisión de ondas. Eso sí, el dispositivo deberá estar equipado con un receptor adecuado.

Surcoreanos y suecos tomaron la solución Qi propuesta por un consorcio de 200 empresas. Según este consorcio, creado en 2008, este sistema es el más expandido en el mundo, con puntos de carga en 3.000 hoteles, restaurantes, aeropuertos y espacios públicos. Además, asegura que más de 80 modelos de 'smartphones' y 15 tipos de vehículos y accesorios están equipados con él.

"Un estándar homogéneo"

Estos anuncios "permitirán dar un gran paso adelante", espera Inge Täuber, de la empresa alemana L&P Automotive, que participa en este proyecto. Esta ejecutiva destaca la vertiente práctica de la recarga inalámbrica: los fabricantes no deberán proveer los cables y los usuarios se ahorrarán cargar con ellos todo el día bajo la amenaza de quedarse sin batería.

"La gente no debe tener miedo a que sus bases de carga se queden obsoletas porque serán compatibles con las nuevas generaciones de 'smartphones'", asegura.

Tampoco será un inconveniente que los dispositivos no estén equipados de receptor porque existen adaptadores, en forma de funda protectora o pequeños accesorios, comercializados por diez euros o más.

Kevin Curran, miembro del Instituto de Ingenieros de Electrónica y Electricidad (IEEE) y profesor de informática en la universidad de Ulster (Irlanda del Norte), opina que 2015 "es probablemente el año de la recarga sin cable" debido al auge del estándar Qi. Este se encuentra en competencia con otros dos estándar, el PMA y el A4WP, apoyados por cerca de 200 empresas del mundo de las telecomunicaciones, la informática y la electrónica. Estos prevén fusionarse a mediados de 2015 para reforzar su peso y "acelerar el crecimiento de este mercado incipiente".

Para Täuber, la competencia de estos dos grandes actores no supone un problema real para la definición de un estándar común o para el desarrollo de bases compatibles con las diferentes tecnologías. Se trata de ir hacia un "estándar homogéneo", explica. Pero, hasta ahora, los fabricantes de teléfonos no han conseguido este objetivo a pesar de la presión, especialmente por parte de la Unión Europea, de imponer unos cargadores universales antes de 2016. Una primera tentativa de la Comisión Europea para conseguirlo en 2010 resultó un fracaso.

Para los analistas, todavía resulta complicado cuantificar el peso de este nuevo mercado. El 'Wireless Power Consortium', del estándar Qi, cifra en 50 millones el número de cargadores vendidos en 2014, un año en que las ventas mundiales de teléfonos alcanzaron los 1.800 millones de unidades, según la consultoría Gartner.