• Caracas (Venezuela)

Tecnología

Al instante

Alemania abre su primera escuela virtual para niños residentes en las islas

El recorrido virtual de fotografías está dividido en tres secciones: gente, personas y lugares | Connie Zhou

El proyecto virtual, que funcionará en su primera fase en 2015, tiene un coste inicial de 200.000 euros

Alemania abrió su primera escuela virtual para los alumnos de las siete islas del Mar del Norte pertenecientes a la región de Frisia Oriental, en el estado federado de Baja Sajonia, en el noroeste del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alrededor de 150 alumnos de las siete escuelas insulares que imparten educación secundaria podrán seguir por videoconferencia las clases del internado de secundaria de Esens, en tierra firme.

Esta técnica, que permitirá a los alumnos reunirse en un aula virtual, ofrece además la posibilidad de realizar exámenes en diversos lugares. El ministro de Cultura de Baja Sajonia, Bernd Althusmann, inauguró hoy oficialmente esta escuela de educación a distancia, un proyecto pionero único, según este estado federado, y expresó su deseo de una mejora de la calidad de la enseñanza en las islas, que cuentan con poco profesorado cualificado.

Al mismo tiempo subrayó las posibilidades que abre esta nueva escuela virtual en varios ámbitos y aludió, a título de ejemplo, a los 1.200 escolares que sólo en Baja Sajonia pasan largos períodos de baja por enfermedad.

La educación virtual les abre nuevos caminos en el futuro al permitirles acceder a los contenidos impartidos en clases desde sus camas, señaló el ministro. Esta nueva técnica permitirá además un ahorro considerable de dinero, ya que hasta este momento, los profesores que querían participar en conferencias tenían que emprender un viaje complicado en ferry a tierra firme y pasar la noche fuera de casa.

En un futuro está previsto que estas videoconferencias permitan a los maestros apuntarse a cursos de capacitación profesional y a los progenitores a participar en reuniones de padres. El proyecto, que funcionará en una primera fase hasta mediados de 2015, tiene un coste inicial para el estado federado de Baja Sajonia de 200.000 euros.