• Caracas (Venezuela)

Tamara Avetikian

Al instante

El (des)orden mundial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un libro con el título World Order (Orden mundial) no se puede leer sino con grandes expectativas. Más, si el autor es Henry Kissinger, que a sus 91 años expone con la misma lucidez su visión del sistema global, las tensiones, desafíos y, sobre todo, peligros a los que estamos expuestos. “Nuestra época, insistentemente, en momentos incluso desesperadamente, está en busca de un concepto de orden mundial”, escribe.

La pregunta que traspasa todo el libro es si Estados Unidos puede tener una política exterior que saque al mundo del actual desorden, que incluye terroristas, guerras religiosas en Medio Oriente, desafíos tecnológicos, irrupción de una potencia como China y de una Rusia en busca de su nuevo estatus, y de un Irán nuclear. Es un mundo, dice Kissinger, “de realidades contradictorias crecientes”.

Haber actuado en los años de Richard Nixon le ha significado ser uno de los más denostados teóricos de las relaciones internacionales. Aún tiene incondicionales, los realistas que creen que los Estados no deben actuar motivados solo por ideales, sino que tienen que sopesar las circunstancias y buscar una armonía entre el interés nacional y las reglas aceptadas.

No es raro que alguien que ha estudiado el sistema europeo de equilibrio de poderes del siglo XIX lo presente como un ejemplo de estructura que permitió la paz por cien años, y que vuelva a este, tal como lo hizo en el gobierno, cuando puso en práctica, una multipolaridad que reconocía a China y la URSS, junto a Estados Unidos, Europa occidental y el Japón, como los actores principales.

¿Y sobre Estados Unidos? Henry Kissinger dice que para liderar y jugar un rol responsable en la evolución de este esquema, Estados Unidos tiene que responder varias preguntas clave, como: ¿qué quiere prevenir a cualquier costo?, ¿qué quiere lograr en forma unilateral, y qué con ayuda de aliados?, o ¿qué valores quiere llevar adelante?