• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Asesinaron a dos trabajadores de la Misión Vivienda

Parientes de Rojas relataron que la familia ha sido víctima de la violencia en otras oportunidades | Foto: Antonio Rodríguez

Parientes de Rojas relataron que la familia ha sido víctima de la violencia en otras oportunidades | Foto: Antonio Rodríguez

El viernes los hombres fueron juntos a un banco para retirar el dinero de la nómina de los obreros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El albañil Leonel Antonio Rojas Hernández, de 30 años de edad, y el ingeniero Michelangelo Josué González Anaya, de 28 años, fueron asesinados y abandonados en la avenida Morán del municipio Libertador entre el viernes en la noche y el sábado en la mañana.

Los dos hombres salieron el viernes en la mañana de la obra de la Misión Vivienda Venezuela en la que trabajaban, en el sector Pérez Bonalde de Catia, para dirigirse a una entidad bancaria de la zona. Iban a retirar el dinero para pagar la nómina a los obreros, pero no regresaron. Los encontraron muertos 48 horas después. La hermana del obrero, Arelis Rojas, se comunicó con él por última vez el viernes, a las 10:00 am, cuando lo llamó para pedirle un favor y él le informó que estaba en el banco. Le dijo que al salir le avisaba. Luego su celular fue apagado y no lo volvieron a ver. A través de un amigo de Rojas, que lo había ayudado a conseguir el trabajo en la obra, los familiares conocieron que el sábado tampoco había ido a la construcción, al igual que el ingeniero González. En ese momento comenzaron a buscarlo en hospitales y en la morgue de Bello Monte.

El domingo en la mañana la madre de Rojas, Carmen Hernández, se encontró frente a la medicatura forense con los familiares del ingeniero. Sin embargo, ese día no pudo entrar para saber si el cuerpo de su hijo estaba allí. Los parientes de Rojas regresaron ayer y pudieron identificar el cadáver por los tatuajes que tenía: los nombres de sus dos hijos, de 7 y 8 años de edad, en el brazo derecho; los nombres de sus padres y hermanos en el brazo izquierdo, y una figura en una de las piernas.

La desaparición. Rojas y González salieron antes de las 10:00 am de la obra en Catia con destino a una entidad bancaria cercana, con la intención de volver para que el ingeniero pagara la nómina. Se trasladaron en el vehículo de González, un Dodge Caliber blanco, año 2007, placas AA391XI, que aún no ha aparecido. Los parientes de Rojas relataron que el ingeniero vivía en Charallave y muchas veces le daba la cola al albañil hasta esa localidad, para que de ahí tomara el tren a Ocumare del Tuy, que era donde él residía. Los dos cuerpos fueron hallados en el sector La Acequia de la avenida Morán, en el municipio Libertador. Al ver el cadáver de un hombre apuñaleado los vecinos del lugar llamaron inmediatamente a la policía. Los funcionarios consiguieron en el sitio un teléfono celular y una tarjeta del ferrocarril de los Valles del Tuy.

Tragedia familiar. Leonel Rojas no es el primer integrante de la familia que es víctima de la inseguridad. La delincuencia ha cobrado la vida de otros tres miembros. Ayer, antes de reconocer el cadáver, esperaban que el obrero no hubiera corrido la misma suerte.

Arelis Rojas indicó que su hija fue la primera víctima. Ella estaba junto a su pareja y su hija en una parada de autobús en los Valles del Tuy, el 1° de septiembre de 2012 a las 4:00 am, cuando un drogadicto les disparó. La niña de 7 años de edad cayó muerta en el momento. Las otras dos víctimas fueron sus hermanos. Jesús Antonio Rojas, de 19 años de edad, murió en El Cementerio, en el municipio Libertador, hace más de cuatro años, mientras que William Hernández fue asesinado hace 3 años en Ocumare del Tuy, estado Miranda. “Lo que uno pide es que no se quede impune esto porque pareciera que fue una venganza. No conozco a las personas que trabajan con él. No fue fácil reconocerlo porque tenía muchos golpes y estaba morado”, dijo la madre del obrero, Carmen Hernández.