• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“La vida de los pasajeros y la nuestra está en riesgo”

El autobús y el camión cisterna quedaron totalmente destruidos durante el choque | Foto Omar Véliz

El autobús y el camión cisterna quedaron totalmente destruidos durante el choque | Foto Omar Véliz

Conductores de la línea de pasajeros Hacienda Casarapa tomarán acciones para exigir seguridad vial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los mototaxistas hacían carreras una tras otra. Más de 10 ambulancias subían a Caracas y 2 furgonetas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas bajaban por la autopista Gran Mariscal de Ayacucho.

Ayer en la mañana las autoridades atendían otra tragedia en esa arteria vial en la que ocho personas fallecieron y varias resultaron heridas. El accidente se registró a la altura de Parque Caiza a las 5:50 am aproximadamente, luego de que un camión cisterna del Ministerio de Transporte Terrestre que se desplazaba en dirección Guarenas colisionó con un autobús de pasajeros Encava, que circulaba por el contraflujo matutino.

Poco después, funcionarios de la GNB, Bomberos del Distrito Capital, PNB, Atención Sucre y del Ministerio de Transporte Terrestre se desplegaron en el sitio. La vía estuvo congestionada hasta después de las 10:00 am mientras las autoridades levantaban los cadáveres.

Funcionarios confirmaron que siete personas fallecieron en el lugar y otras que sufrieron lesiones fueron trasladadas al hospital Domingo Luciani, en El Llanito, donde posteriormente murió una de las personas que fue ingresada de emergencia.

Uno de los fallecidos fue el conductor de la unidad 39 de la línea Hacienda Casarapa, César Ramos, de 57 años de edad. Otras seis personas que murieron fueron identificadas como Verónica Delgado, Gleidys Pérez, Merly Bóer, Nancy del Toro, Zaida Millán y Dilcia Contreras.


Conmoción por la tragedia. Algunos familiares y amigos de las víctimas del accidente vivieron los primeros instantes del duelo desde el lugar donde se registró la tragedia. El accidente conmocionó a los usuarios de las busetas de la urbanización Nueva Casarapa, en Guarenas.

Entre los usuarios hubo confusión y pesar debido al fallecimiento del conductor César Ramos, conocido como “Chespirito”.

“Esta es la primera vez que tenemos un accidente en la línea. Él era muy querido y echador de broma. El dueño de la camioneta fue hasta el sitio del accidente para ver cómo prestaba ayuda. Se conocían desde niños. Estamos aquí para dar la cara a las personas que necesitan irse a Caracas, pero deben entender que esto es algo que se escapó de nuestras manos”, expresó Evelyn Brizuela, directiva de la línea.

Algunos de los compañeros de Ramos, quien llevaba tres años trabajando en la ruta, dejaron de prestar servicios debido a la conmoción. Un sobrino del conductor fallecido, mientras asimilaba la muerte de su tío, reflexionaba sobre lo ocurrido: “Hay demasiada imprudencia. La versión que nos dan es que él iba en el VAO subiendo a Caracas y que la cisterna, que no sabemos si venía a alta velocidad, chocó contra el autobús”.

Orlando Rumbos, otro de los choferes que suben y bajan a diario entre Caracas y Guatire dijo que agotarán todos los recursos para pedirles a las autoridades más control. “Tenemos que hacer algo porque es la vida de nosotros la que está en riesgo y la de los pasajeros. Lo que pedimos nosotros, los choferes, es que paren las gandolas y vehículos pesados desde las 5:00 hasta las 9:00 am para que no haya este tipo de accidentes. Antes, cuando la Policía de Miranda tenía el VAO, ellos implementaban el control de seguridad, colocaban los conos y los arreglaban. Ahora esto lo agarró el gobierno y esto no sirve”, expresó.

Desde febrero, el gobierno retomó la restricción en la mañana de camiones de carga con más de tres ejes en las vías de acceso a la capital, luego de que la medida estuvo suspendida por dos años.


La cifra
170 accidentes de tránsito
se han originado en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho en 2014, lo que representa un incremento de 32% en comparación con 2013, cuando se registraron 129 siniestros.