• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Más de 129.000 universitarios han probado drogas ilícitas

La marihuana y la cocaína son las sustancias más buscadas. Expertos advierten sobre existencia de zonas de tolerancia en los campus. Mayor consumo en centros educativos de Mérida y Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un estudio encargado por el gobierno revela que en los centros de educación superior hay por lo menos 129.000 personas que han probado drogas ilícitas alguna vez.

El Estudio Nacional de Drogas en Estudiantes Universitarios confirma la percepción de los expertos de que la marihuana, en cualquiera de sus variedades, es la droga más consumida. Siguen la cocaína y sus derivados.

El sondeo fue financiado por el Fondo Nacional Antidrogas y la Unión Europea, y es el primer estudio nacional enfocado en la población universitaria, considerada como la de mayor riesgo de exposición a las drogas. Las entrevistas se hicieron entre octubre y noviembre de 2013. Participaron 6.199 alumnos de 82 centros de educación superior, de ellos 3.426 son mujeres. 54% tenía edades entre 19 y 24 años.

Centros de consumo. El trabajo determinó que la mayoría de los consumidores de sustancias ilegales cursa en centros de educación superior de Mérida (10,5%) y del Distrito Capital (10,3%).

En general, los varones usan las drogas con mayor frecuencia que las mujeres (73,972 hombres). Pero en los planteles de la región occidental del país (Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia) la brecha entre ambos sexos es menor. Los porcentajes más bajos de estudiantes que admiten haber usado drogas ilegales alguna vez en su vida están en la región guayanesa (Bolívar y Amazonas).

La droga ilegal de uso más admitido por los universitarios de ambos sexos es la marihuana. Se calcula que 127.000 cursantes la han probado alguna vez y con una frecuencia considerada alta, de 8 días al mes. Eso sugiere la existencia de sólidas redes de comercialización en los campus. En cuanto a la cocaína el estudio arrojó que los hombres la consumen un promedio de nueve días al mes.

Del universo estudiado, 15,4% de los universitarios entrevistados cree que puede encontrar drogas para consumo personal con algún grado de dificultad. Solo 18,5% afirmó que no podría conseguirlas. La droga percibida como más disponible es la marihuana (33,5% la encontraría). Luego, la cocaína y sus derivados. Llama la atención que drogas sintéticas de data mucho más reciente como el éxtasis y el popper estén en el “menú” ofrecido a los universitarios.

ULA y UCV. La Dirección de Seguridad de la UCV ha precisado la existencia de tres zonas donde es frecuente el consumo de drogas ilícitas: la llamada “tierra de nadie”, las adyacencias de la Facultad de Arquitectura y en la pista de calentamiento cercana al Estadio Universitario.

En el primero han encontrado personas con pequeñas dosis, que podían ser para consumo personal o también para venta, indicó el jefe de ese despacho Albert España. La vigilancia se ha incrementado en esas áreas, por lo que España cree que eso ha desplazado el mercado de las drogas a otras áreas del campus.

El vicerrector administrativo de ULA Mérida, Manuel Aranguren, considera que el problema de las drogas en el campus "no es tan grave". "No tenemos diferencias con el resto del país", sostuvo. Dijo que la comunidad universitaria de la ULA está compuesta por 48.000 personas. De ellas, este año solo han sido hospitalizadas 8 en el centro de atención San Juan de Dios. Afirmó que los cursantes de las carreras muestran disposición de colaborar con los planes de prevención al consumo de tales sustancias.

Zonas de tolerancia

El presidente de la fundación Humanae, Pedro Delgado, dijo que los participantes en este sondeo probablemente ocultaron datos, por eso cree que se debe presumir un alto margen de error. “Hemos detectado consumo y distribución interna con conexiones con cadenas de comercialización puertas afuera en 31 centros de educación superior de la capital. Los propios cursantes consumen y distribuyen. En el resto del país la situación debe ser parecida”, afirmó Hernán Matute, de la Cátedra Libre Antidrogas. Ambos coincidieron en señalar que las principales universidades e institutos universitarios del país poseen “zonas de tolerancia”, donde el consumo de drogas está normalizado.