• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

A tiros mataron a un docente de la Academia Militar

Testigos vieron que la víctima forcejeaba en el vehículo con dos personas. Después de la detonación bajaron a la mujer y luego al hombre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos tiros pusieron fin a la vida de Oswaldo Sanz, de 51 años de edad, profesor de Educación Física de la Academia Militar de Venezuela, el domingo a las 3:00 pm en la avenida Zuloaga en Los Rosales.

Testigos del suceso informaron a los familiares de la víctima que el docente forcejeaba en su Blazer dorada con dos personas. Del vehículo, primero descendió una mujer vestida de blanco y cuando Sanz recibió los tiros y chocó su camioneta contra la reja de una casa, descendió del vehículo un hombre moreno que llevaba ropa azul. Presumen que intentaron robarlo y él se defendió.

A esa hora Sanz, egresado del Instituto Pedagógico de Caracas y estudiante del último año de Derecho en la Universidad Bolivariana, se dirigía a su casa en el callejón Yaracuy, en barrio El Carmen de la parroquia La Vega, donde vivía con su madre y hermanos.

Sanz estaba en trámites para su jubilación en la Academia Militar de Venezuela y en sus ratos libres trabajaba como taxista con su camioneta. Hace tres años vivió una situación similar en un sector de Montalbán cuando le hizo una carrera a unos hombres que intentaron robarlo. En esa oportunidad chocó su auto Cavallier contra una reja y así logró que los delincuentes se dieran a la fuga.

Nelson Ramos y Jenny Ramos, sobrinos de la víctima, informaron que su tío siempre comentaba que no se dejaría despojar de lo que tanto le había costado conseguir.

Ellos explicaron que la madre de Sanz, que residía en uno de los pisos de la vivienda familiar, siempre le dejaba preparada la cena. Ese lunes, cuando ella fue a la residencia de su hijo, se percató de que no había ido la noche anterior. Madre y hermanos se preocuparon y comenzaron a llamarlo, pero no respondió al celular.

Minutos después recibieron la llamada de un funcionario de la División contra Homicidios del Cicpc que les indicaba que Sanz había sufrido un accidente y les dijeron que debían ir a esa dependencia para suministrar información.

Oswaldo Sanz también tenía un conjunto musical de salsa en el cual era el trombonista.

La familia de Sanz estuvo acompañada de militares cuando hacían los trámites en la morgue de Bello Monte.