• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

De 2 tiros mataron a contador público en El Paraíso

La madre del contador público asesinado en La Yaguara se quejó porque no encontraba funeraria para velar a su hijo, ya que se niegan a admitir a víctimas de la violencia/Antonio Rodríguez

La madre del contador público asesinado en La Yaguara se quejó porque no encontraba funeraria para velar a su hijo, ya que se niegan a admitir a víctimas de la violencia/Antonio Rodríguez

A una cuadra del sitio instalaban el operativo Patria Segura en avenida Intercomunal de Antímano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Oswaldo Enrique Angulo Martínez, de 33 años de edad, aprovechó el lunes porque no había actividad bancaria para comprar un repuesto para un auto que le estaban reparando. Apenas bajó de su Vitara en la calle principal de Bella Vista, cruce con calle Piedra Azul en El Paraíso, pasaron dos hombres en moto que dispararon contra la fachada de Mundial de Repuestos.

Angulo Martínez recibió dos tiros que le causaron la muerte y un empleado del negocio fue herido.

La víctima era contador público egresado de la Universidad Santa María. Laboraba en la empresa de corretaje de seguros Segufianza, y se dedicaba a la compra y venta de autos. Era padre de un niño.

En medio del dolor y la desesperación por lar pérdida del segundo de sus seis hijos, Gladys Martínez, dijo que el lunes a esa hora, 3:10 pm, a una cuadra del sitio del suceso, instalaban el operativo Patria Segura en la avenida Intercomunal de Antímano.

“Me siento decepcionada de la justicia venezolana. Si tengo que acudir a la justicia internacional, lo haré. Como mi hijo no es uno de los muertos que hubo luego de las elecciones pasadas no le rinden homenaje ni le ponen la bandera. No hay un dolor como este”, expresó.

Gladys Martínez llegó al país desde Cartagena, Colombia, cuando tenía 13 años de edad porque aquí estaba su madre. Es una de las fundadoras del sector La Parrilla, barrio Bolívar, en Petare, donde es conocida porque es muy colaboradora con la comunidad.

Otro policía. Ayer a las 5:30 am fue ultimado de varios tiros el oficial de Policaracas, Joel Iván Vengochea Oropeza, de 26 años de edad, escolta del director de esa institución, Robinson Navarro, que se presentó en el sitio del suceso. El hecho ocurrió en la autopista Francisco Fajardo en sentido oeste-este, cerca del puente de Los Leones. A un kilómetro del lugar está un comando de Polinacional.

Vengochea iba una moto Kawasaki KLR 650. Vestía un pantalón jean y un suéter con logotipo de Policaracas. Una vez herido perdió el control del vehículo que derrapó. La moto quedó a casi 300 metros de distancia de donde estaba el cuerpo. Al oficial que tenía 7 años en Policaracas no lo robaron. Su pistola Glock 9 milímetros fue localizada.

Es el policía número 32 muerto en la Gran Caracas en 2012. No descartan que Vengochea haya tenido un problema de tránsito o pudo tratarse de una venganza. El Cicpc determinará el móvil.

En Catia. A María Rivas, de 33 años de edad, madre de siete hijos y estudiante de la Misión Ribas, la mataron el lunes a las 10:30 pm, cuando estaba en una bodega en el sector Sierra Nevada, Gramoven, en Catia. Es la mujer número 71 muerta en la Gran Caracas, en 2012.

Junto con ella estaban su hermano Carlos Rivas y Pedro Peñaloza, esposo de ella. Ambos heridos.

Al lugar llegó un hombre que hizo los disparos contra el grupo y luego se presentaron otros individuos que se enfrentaron a los primeros que accionaron las armas de fuego.

Docente herido

El lunes a las 2:30 pm al profesor Luis Acosta,  del liceo Almirante Luis Brión del kilómetro 18 de la carretera Petare-Santa Lucía, lo hirieron de un escopetazo en la pierna derecha cuando se disponía a cerrar la reja del plantel cuyos empleados le habían advertido al personal docente que el domingo en esa zona habían matado a un joven y herido a otro, y que por lo tanto la zona estaba muy peligrosa. Debido a eso Acosta fue a cerrar la reja en vista de que media hora después sería el recreo para los 650 alumnos de primaria y secundaria. El personal docente está convocando a asambleas para que sea la comunidad la que asuma la petición de seguridad para el plantel por parte de las autoridades.