• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

De un tiro mataron a mujer cuando entraba a su casa en La Urbina

"Es impensable que en el quinto día del mes ella sea el cadáver número 70", dijo Reinaldo Esté, exesposo de la víctima | Foto Alex Delgado

"Es impensable que en el quinto día del mes ella sea el cadáver número 70", dijo Reinaldo Esté, exesposo de la víctima | Foto Alex Delgado

Dos motorizados la atacaron cuando esperaba que la barrera de ingreso a su residencia se abriera. La mujer se resistió al robo del celular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muerte de Celeste Aída Gómez Salas, de 51 años de edad, causó conmoción no solo entre sus familiares sino en la comunidad de La Urbina donde el hampa tiene azotados a los vecinos que desde ayer en la tarde se movilizaron para exigir seguridad.

El jueves a las 7:45 pm, Gómez regresaba a su casa en la calle 3 de La Urbina en su Honda Civic, año 99. Minutos antes había llamado a su hijo menor para anunciarle que estaba llegando. Frente a la garita de la calle 2 Sur, bajó el vidrio del carro y sacó la tarjeta magnética que le permitía alzar la barrera para entrar a su residencia. En ese momento dos hombres en moto interceptaron el auto y se acercaron a la ventana del piloto para robarle el celular, un teléfono marca Blue, de fabricación china que le costó 100 dólares. Gómez Salas se resistió a entregar el equipo y recibió un tiro en el costado izquierdo que le quitó la vida en forma instantánea.

La mujer regresaba de sus labores como gerente de la inmobiliaria Century 21, ubicada en el CCCT, empresa en la que tenía 12 años trabajando. Era técnico superior en Publicidad y Mercadeo, y madre de dos hijos. La mayor es profesora en un liceo y el menor estudia Bioanálisis en la UCV. La víctima solía regresar a su casa cerca de las 7:00 pm para cenar con sus muchachos.

A la hora en que ocurrió el suceso el hijo menor estaba en la casa y escuchó el rumor de que habían ultimado a una mujer dentro de su carro en la calle 2 Sur. Trató de comunicarse con su madre, pero ella no atendió el celular. Por eso decidió ir hasta allá y se encontró con la escena.

Reinaldo Esté, ex esposo de la víctima, se encargó de realizar los trámites para el retiro del cadáver ayer en la morgue de Bello Monte. Tenían nueve años separados, pero mantenían una buena relación. “Le quitaron la vida para robarle un celular. Dejaron a mis hijos sin madre y a mí sin la mujer más importante de mi vida”, dijo al ser consultado sobre lo ocurrido. “Es impensable que en el quinto día del mes ella sea el cadáver número 70 ingresado a la morgue”, agregó.

Esté se enteró de la muerte de la mujer el jueves a las 10:00 pm y se fue directo a la morgue. “Celeste no se iba a dejar robar. Era una mujer fuerte y decidida, peleaba por su trabajo y el teléfono era gran parte de su trabajo. Ella siempre decía: 'no me van a robar mi herramienta de trabajo'”, indicó.

Para Esté La Urbina se convirtió en una zona de muerte. Los vecinos no cuentan con el resguardo de las policías ni de la GNB. A la entrada de la calle Sur 2 hay una garita con un vigilante desarmado que solo tiene una tarjeta magnética para dar acceso a quienes no residen en ese sector. “Las autoridades, en vez de andar buscando a dueños de supermercados y farmacias, que se dediquen a la seguridad del país. Este país necesita educación, salud y seguridad para que salga adelante. Necesitamos tolerancia porque vivimos momentos difíciles y necesitamos muchas oraciones. Necesitamos otro país”, expresó.

El Dato
Ayer en la tarde los vecinos de la calle 3 de La Urbina planificaron hacer una cadena humana en las 4:00 y 6:00 pm para exigir seguridad. Pedirían la presencia del alcalde Carlos Ocariz.

En esa calle solo se cuenta con 9 vigilantes y los vecinos proponen que se instalen cámaras de seguridad. El patrullaje es poco frecuente y Polisucre ha señalado que esto se debe al déficit de unidades para hacer los recorridos, dijo Vilma Peñalver, vecina de la zona.

Francisco Laya, de la asociación civil de las calles 2 y 3, dijo que el próximo lunes se reunirán para pedir la instalación de portones, además de mayor vigilancia policial entre las 11:00 pm y las 5:00 am.