• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

De tiro matan a adolescente en vehículo de pasajeros

Foto Omar Véliz

Foto Omar Véliz

El antisocial lo ultimó por no tener celular. Era campeón nacional de kempo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gerardo Gabriel Gómez Lugo, de 16 años de edad, estudiante de cuarto año de bachillerato en el liceo Caracas de El Paraíso y campeón nacional de kempo, murió en el Hospital Pérez Carreño el viernes en la noche de un disparo que recibió en el costado derecho y que le perforó el hígado.

El adolescente y cuatro amigos salieron a las 8:30 pm de la sede del Instituto Nacional de Deporte en El Paraíso y esperaron por media hora un metrobús. En vista de que el vehículo no llegaba, subieron a una camioneta de pasajeros para ir a Carapita, donde residía la víctima.

Cuando el vehículo se desplazaba por la redoma de La India subieron tres hombres que habían bajado de las parrillas de tres motos que iban escoltando a ese vehículo de pasajeros. Cerca del Centro Uslar, en Montalbán I, uno de los antisociales se levantó del asiento y advirtió: “Esto es un quieto. Entreguen bolsos, carteras y teléfonos”. Para atemorizar a los pasajeros, el delincuente les indicó que vieran que iban custodiados por tres motos y que si a alguien se le ocurría hacer algo, uno de los motorizados lanzaría una granada que llevaba en una mano.

Frente al Hospital Padre Machado, en la avenida principal de Montalbán, Gómez Lugo, a quien ya habían despojado de un bolso con pertenencias, le sugirió al asaltante que le devolviera su cédula de identidad. Este le pidió el celular al adolescente, quien no tenía uno porque en diciembre se lo habían robado. El antisocial lo apuntó entonces con una pistola y le dijo: “Esto es para que cargues celular” y le dio el tiro. Antes de accionar el arma de fuego, el delincuente le informó a a uno de sus cómplices que Lugo no tenía teléfono.

Dentro de la camioneta los pasajeros se amotinaron y obligaron al conductor a llevar al herido a un CDI cercano en vista de que el chofer se resistía. En ese centro no atendieron al adolescente por falta de insumos y lo refirieron al Hospital Pérez Carreño, donde lo operaron pero murió debido al daño ocasionado en el hígado.

La familia Gómez Lugo se enteró de lo ocurrido cuando uno de los compañeros de la víctima hizo una llamada. El adolescente tenía seis años practicando kempo, entrenaba para participar en competencias internacionales y era el menor de dos hermanos.

Sus parientes siempre le sugerían que debía viajar en metrobús y evitar las camionetas de pasajeros.