• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

73 secuestros en 11 semanas de 2015

Un experto asegura que los hampones no sienten trabas | Foto Archivo El Nacional

Un experto asegura que los hampones no sienten trabas | Foto Archivo El Nacional

Los plagios retoman la frecuencia de 2013. Las bandas se reagruparon en el este de Caracas, Barlovento y los estados centrales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El domingo 8 de marzo finalizaron tres días de angustia para los pobladores de Zaraza.

Los residentes del lugar se movilizaron desde que supieron la noticia sobre el secuestro de un niño de 12 años de edad, tomado por la fuerza mientras jugaba con dos amigos en una calle de la población. Los captores se lo llevaron en un carro gris, indicaban las primeras descripciones obtenidas por el padre de la víctima, un comerciante de la misma localidad.

Poco después, el hombre recibió una llamada en la que le exigían el pago de una suma millonaria. En ese momento pudo hablar con su hijo.

“Papá estoy bien, pero no hables con guardias ni policías porque me van a hacer daño”, le dijo, siguiendo las instrucciones de uno de sus captores.

Las negociaciones se prolongaron pues el hombre no pudo reunir con rapidez el monto solicitado por los plagiarios. Luego de 72 horas el joven reapareció sano y salvo gracias a la presión ejercida por los cuerpos de seguridad.

En las primeras 11 semanas de 2015, la GNB y el Cicpc han recibido denuncias sobre los secuestros de 73 personas en todo el país, 11 de ellas menores de edad. Esto pareciera indicar que las bandas dedicadas a este delito retomaron la frecuencia de actividad que tenían en 2013.

“Lamentablemente, en el primer trimestre de 2015 estamos viendo que delitos como el robo y el secuestro están en aumento”, afirmó el consultor y abogado Fermín Mármol.

Al igual que en 2014, Distrito Capital y Miranda han sido las regiones que más eventos han acumulado, con 43 casos. Un portavoz de la policía judicial indicó que Barlovento es en la actualidad una zona de “alta peligrosidad”, debido a la actividad de bandas dedicadas a este delito e igualmente al robo de vehículos.

Estos grupos se refugian en las denominadas “zonas de paz”. Son 29 áreas en las que, por decisión del MRI, no hay presencia permanente de ningún cuerpo policial ni militar. Según el portavoz policial, no es aconsejable circular en horas de la noche por la carretera a oriente, mejor conocida como Troncal 9.

Sin contención. Según Mármol, durante los últimos meses de 2014 e inicios de 2015 se originó un reagrupamiento de bandas cuyos miembros operan con mayor confianza, “pues no sienten contención”, expresó.

Estas organizaciones están alternando el secuestro con modalidades de robo agravado, tales como el “paseo millonario”, en la que los delincuentes van con la víctima a los cajeros automáticos y a su vivienda para apoderarse de todo el dinero y de las joyas que sean posibles.

El consultor indicó que se han diversificado los lugares en los que se llevan a cabo los secuestros. Entre ellos figuran áreas rurales del sur de Aragua, también los límites de esta región con Miranda y Carabobo. Igualmente en Guárico, donde se han reportado los plagios de 10 personas durante las primeras semanas del año.

Extorsión en los Llanos
La extorsión también está en auge a juzgar por la cantidad de casos atendidos por la Guardia Nacional Bolivariana en todo el país. Hasta el momento se ha logrado frustrar 60 intentos de la modalidad convencional y otros 31 en los que las amenazas se hacen por teléfono. En total, suman 91 extorsiones abortadas por el componente militar.

En estados llaneros es donde se ha detectado la mayor cantidad durante 2015. En Apure, por ejemplo, han procesado 10 denuncias, en Guárico 12 y otras 10 en Portuguesa. Entidades anteriormente ajenas a este delito, como Vargas y Yaracuy, ahora tienen cifras preocupantes.

Algunas bandas, además, están acompañando los intentos de extorsión por teléfono con arremetidas contra locales o viviendas, ya sea mediante disparos o lanzamiento de objetos contundentes con la finalidad de que la amenaza sea percibida con mayor fuerza por la víctima.


Leyenda: Miranda y Distrito Capital son los territorios con más número de secuestros en 2015