• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

46% de los secuestros ocurridos en 2013 se prolongaron por más de 24 horas

División Antisecuestro del CICPC/Archivo/Alex Delgado

División Antisecuestro del CICPC/Archivo/Alex Delgado

Este tipo de plagios cometidos en el pasado por la guerrilla en la frontera, había sido desplazado por el secuestro exprés, pero ha vuelto a tener auge y se registra en entidades centrales como Miranda, Aragua y Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El fin de semana agentes del Cicpc rescataron a un joven de 18 años de edad que había permanecido seis meses en cautiverio en una casa de la urbanización La Florida de Caracas. Lo secuestraron en la isla de Margarita y lo trajeron en peñero a tierra firme. Una semana antes le habían devuelto la libertad y la vida a un comerciante portugués que estuvo 11 meses “enterrado” en una suerte de sótano en Carabobo. Allí lo mantenían oculto los plagiarios.   

Cifras de la policía científica refieren que hasta el 10 de julio se reportaron 235 plagios en el país, de los cuales 109 son considerados secuestros convencionales o prolongados y no exprés. El tiempo que permanecieron las víctimas en cautiverio define el tipo de modalidad, según la ley. En estos casos el plagio se prolonga por más de 24 horas y puede durar meses o años, como sucedía con los cometidos en el pasado por la guerrilla colombiana en los estados fronterizos.

Actualmente, las denuncias procesadas por los cuerpos de seguridad indican que 46% de los secuestros son convencionales. Esta nueva realidad contrasta con la tendencia que venía registrándose en el país, donde más de 80% de los plagios eran exprés. En 2009 la Encuesta Nacional de Victimización realizada por el Instituto Nacional de Estadística mostró que los secuestros prolongados sólo fueron 17,4% del total. Los demás casos reportados se resolvieron en lapsos menores a un día.


Bandas más organizadas. Los casos conocidos por los cuerpos de seguridad reflejan que las organizaciones dedicadas a este delito están cada vez más estructuradas. Por tanto, disponen de la logística necesaria para mantener a las víctimas por lapsos de cautiverio más prolongados (garantizar alimentos, cuidadores y un lugar para ocultar).

Según el asesor de la dirección de la Cicpc, comisario Jhonny Salazar, los secuestradores extraen lecciones del análisis de las estrategias policiales: “Los delincuentes también van aprendiendo a pensar como investigadores criminalísticos. Son más organizados, conocen qué puede ser una evidencia, cómo se va a investigar y tratan de esconder las pistas. Evalúan el momento idóneo para cometer el delito y la posibilidad de éxito. Además, debemos hacer frente a policías involucrados en este tipo de delito”.

Aunque considera que hablar de proliferación del secuestro convencional “es una sensación”, admitió que “los secuestros existen” y por eso se creó el Plan Patria Segura.

El ex director de la policía judicial Miguel Dao considera que no sólo está cambiando el secuestro, sino también la disposición de las víctimas para denunciar ciertas modalidades. Indicó que por cada caso exprés denunciado hay nueve desconocidos. Mientras que casi todos los plagios convencionales son denunciados ante la policía.

El experto en materia de seguridad asegura que no todas las organizaciones que practican secuestros prolongados tienen a delincuentes experimentados: “Algunas intentan incursionar en este campo cobrando cuantiosos secuestros. A ellas atribuyen las doce muertes de víctimas en cautiverio reportadas este año”.

Para Dao, el fortalecimiento de las bandas podría ser atribuido al pago de los rescates. “El gran error es no denunciar, y pagar”, apuntó.


Instalados en el centro del país. Las cifras extraoficiales de la policía judicial indican que en los estados rurales o extensos como Barinas, Mérida y Bolívar todos los secuestros de este año han sido prolongados. En cambio, tienden a ser breves en las entidades del centro del país donde hay más concentraciones urbanas.

Sin embargo, Aragua, Guárico y Miranda viven las dos realidades. En los municipios que forman parte del Distrito Capital la mayoría de los plagios es exprés. Pero también han procesado 28 casos con cautiverios más largos. Esto equivale a 58% de las víctimas. Casi todas residen en Guarenas o en Barlovento.

Según datos policiales, la última denuncia de plagio en Barlovento fue el 6 de julio. La víctima fue un comerciante de Capaya, de 65 años de edad, que todavía permanece en manos de sus captores.

El jefe de la División Antiextorsión y Secuestros de Polimiranda, supervisor agregado Orlando Omaña, precisó que este año han descubierto la existencia de cuatro bandas dedicadas al plagio en esas zonas.

“Estamos trabajando en conjunto. Formamos una especie de bloque de búsqueda con la Guardia Nacional Bolivariana y el Cicpc. Pero las bandas de secuestradores, al ver la acción policial, se han dispersado. Todavía están allí, pero no actúan”, dijo.

Dao indicó que anteriormente los grupos de secuestradores usaban zonas boscosas entre Araira y Caucagua para ocultar a las víctimas. Ahora, los cautiverios serían en viviendas aledañas a Parque Caiza.

Otro estado donde las bandas parecen haberse fortalecido es Aragua. Desde 2012 su territorio es usado para capturar a comerciantes e industriales que hacen vida allí y, al mismo tiempo, para ocultar a víctimas de otras partes. Fue allí donde ocurrió el plagio del portugués Joao Dos Santos Correia, de 47 años de edad, rescatado en junio en el sector Las Trincheras de Carabobo. Fue secuestrado en julio de 2012 en Cagua, donde regentaba una estación de servicio. Las averiguaciones sobre este caso llevaron al desmantelamiento de una banda formada por colombianos y venezolanos. Los agentes practicaron detenciones en Barinas, Rubio y Cagua.

Según fuentes policiales, el sótano donde permaneció la víctima durante once meses se asemeja a otro encontrado en una quinta de Paracotos en 2008, donde mantuvieron cautivo al hijo de un comerciante portugués de Quinta Crespo. Los miembros de esa banda pertenecían al Ejército de Liberación Nacional, y para ese momento ya tenían ocho años operando en los alrededores del Distrito Capital.

El ex director de Cicpc dijo en las regiones fronterizas con Colombia los secuestros generalmente son convencionales. En Zulia, por ejemplo, nueve de los doce casos conocidos hasta la primera semana de julio entran en esa categoría.

ELDato


En Zulia se ha producido un reagrupamiento de antisociales, tanto de Colombia como de Venezuela. Según el comisario Miguel Dao, este es uno de los factores que está ocasionando un repunte de los secuestros convencionales. Hay ex guerrilleros y miembros de bandas criminales. También han operado en estados de la región centroccidental y en Táchira, donde 66% de los casos ha durado más de un día.

ELDATO

Al menos otras once personas permanecen en poder de secuestradores en todo el país. Entre las víctimas hay una mujer de 66 años, plagiada en Mérida el 16 de abril. En esta cuenta no entran las víctimas de años anteriores, como el del comerciante de origen español Juan Cortés, desaparecido en enero de 2012.