• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“El secreto está en el trato afectuoso con los deudos”

Por cinco décadas la Vallés ha recibido en sus salas velatorias a políticos, artistas e importantes personalidades | Foto Archivo El Nacional

Por cinco décadas la Vallés ha recibido en sus salas velatorias a políticos, artistas e importantes personalidades | Foto Archivo El Nacional

La fundadora de la empresa, Mireya Hernández de Vallés, destaca el trato afectuoso y cálido que brindan al público 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace 50 años el periodista Eduardo Elías Vallés y su esposa, Mireya Hernández de Vallés, decidieron abrir una funeraria en la avenida Los Jabillos en Sabana Grande. Alquilaron una casa a su amigo Luis Eladio Contreras con el propósito de ofrecer un espacio apropiado para las velaciones, pues en esos años se acostumbraba a hacerlas en los domicilios.

Medio siglo ha transcurrido desde entonces. Para conmemorar la fecha, hoy en la mañana se oficiará una misa privada dentro de las instalaciones de la empresa y se le entregarán reconocimientos especiales a los empleados.

El fundador ya no está. Su viuda, Mireya Hernández de Vallés, advierte que no puede hablar de celebraciones porque los servicios de acogimiento que brinda la empresa no convocan a la alegría. Por esa razón solo habla de lo gratificante que le resulta servir al prójimo. Asegura que “La Vallés”, como se llama coloquialmente a la funeraria, es un lugar donde la vocación prevalece sobre el interés de lucro.

“A mí se me murió mi hermano pequeño y eso fue muy traumático. A veces quería irme a la puerta del cementerio para acompañarlo. Fue la primera vez que empecé a pensar en la muerte”, recuerda en voz casi inaudible como si los recuerdos demoraran en llegar. Los va tejiendo en su mente y los narra despacito.

Con ternura explica que así fue cómo nació su deseo de crear un lugar cómodo y cálido, en el que las personas pudieran acompañar a sus familiares fallecidos. Idea que luego le plantearía a su esposo, Eduardo Elías Vallés.

“Él trabajaba en el Concejo Municipal y me decía: ‘yo lo que soy es periodista’, pero empezó a ayudarme y se quedó”.

Eduardo Elías Vallés Hernández, hijo de los fundadores, ahora está al frente. Cree que el secreto en la expansión de la empresa en el territorio nacional —400 trabajadores integran la nómina del Grupo Vallés, que cuenta con 10 sedes en 4 estados del país—, se deba al trato familiar y afectuoso con los deudos en un momento difícil para el que pocos están preparados.

“Trabajamos con mística y el servicio se torna amistad”, insiste Mireya Hernández de Vallés, a quien no le pesan sus 81 años para ir casi todos los días a la funeraria, siempre dispuesta a brindar un gesto de consuelo a quien lo necesite.