• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“Ellos quieren un culpable, pero no es Lidisay”

Leobardo Galeno, hermano de la cirujana Lidisay Galeno

Leobardo Galeno, hermano de la cirujana Lidisay Galeno

Leobardo Galeno, hermano de la cirujana imputada por la muerte de la magistrada Ninoska Queipo, pide que se haga justicia. La doctora está presa en el INOF desde el 16 de octubre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Han transcurrido 12 días desde que murió la magistrada Ninoska Queipo, ex presidenta de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, que falleció a consecuencia de las complicaciones que surgieron después de que se practicó una liposucción en el Centro Médico Platinium.

Por su muerte está detenida la cirujana plástica Lidisay Galeno, quien está presa en el Instituto Nacional de Orientación Femenino después de que el Ministerio Público la imputó por la presunta comisión del delito de homicidio intencional, a título de dolo eventual en perjuicio de la jueza.

“Ellos quieren un culpable, pero no es Lidisay”, expresó Leobardo Galeno, hermano de la médico, quien asumió la vocería por parte de la familia y la labor de procurar que se haga justicia.

El calvario para la familia Queipo comenzó el 4 de septiembre, un día después de que la magistrada se practicó la cirugía estética, pero la situación se complicó para los Galeno el 11 de octubre en la tarde cuando se enteraron de que la jueza había muerto.

“Hay que dejar claro que Lidisay no trabaja en esa clínica (la Platinium). Ella trabaja en la clínica Nueva Caracas, pero la magistrada quería privacidad y, como ya se había operado allí, ella confiaba en esa clínica”, dijo Galeno.
 
–¿Cuándo comenzaron las complicaciones?

–La liposucción terminó y todo estaba bien. Al día siguiente ella –Ninoska Queipo– empezó a tener baja de hemoglobina y otro médico decidió que se debía hacer la transfusión que fue autorizada por una de sus hermanas y la internaron en la Leopoldo Aguerrevere.

–¿Cómo ha afectado a la familia Galeno toda esta situación?

–Nosotros no somos de Caracas, no conocemos la ciudad. Lidisay vivía aquí sola con su hijo, que padece autismo, y su esposo. Se la llevaron detenida el 12 de octubre, a pesar de que ella siempre dio la cara. Del Cicpc llamaron para decirle que la iban a buscar para que declarara, pero ya ellos cargaban la orden de aprehensión que decía que la imputarían por homicidio intencional.

–¿Cómo han sido estos días desde la detención?

–Fuerte. El niño pregunta dónde está la mamá. Le estamos diciendo que está atendiendo algunas cosas y que por eso no la ve.

El hermano de la cirujana asegura que la trayectoria de Galeno habla por sí sola. “Lidisay, primero fue cirujano infantil y trabajó en el hospital José Gregorio Hernández de Los Magallanes, en Catia. Luego se especializó en cirugía plástica. Ella es la jefa de Servicios de Cirugía Plástica del hospital Domingo Luciani y coordinadora docente del postgrado, para que vayan a decir que fue impericia o negligencia”, dijo.

–¿Creen ustedes que pesa el hecho de que la víctima sea la magistrada del TSJ?

–Claro que sí. Todo este proceso ha estado cubierto de excesos jurídicos.

–¿Hace cuánto fue la última operación que la doctora Lidisay le hizo a la magistrada Queipo?

–Hace un año cuando le hicieron los senos. Allí mismo, en la clínica Platinium, Lidisay también operó a Nairet, hermana de Queipo.

Galeno aseguró que por los momentos lucharán para que le concedan una medida sustitutiva de libertad, mientras se realiza la investigación. “Lidisay, en ningún momento, se va a oponer a las investigaciones porque como médico ella sabe que el problema se originó después de la transfusión”, dijo Galeno.

–¿Cómo ha estado el hijo de la doctora?

–Él padece autismo, y necesita ejercicios emocionales y afectivos. Lidisay aprendió a hacérselos asistiendo a terapias. A veces el niño entra en crisis porque él está acostumbrado a estar con su mamá.
 
Complicaciones

Desde que se conoció la noticia que la magistrada Ninoska Queipo se encontraba en terapia intensiva, ninguno de los familiares había hablado de la situación.

Ahora, después de la muerte, una de sus hermanas, Nesma Queipo, que también es médico de profesión, aseguró que ha sido una situación muy difícil de enfrentar para toda la familia.

“El Ministerio Público se encargará de las averiguaciones. Nosotras –las hermanas– como médicos estamos seguras de qué fue lo que pasó y no se puede decir que hay una sobrestimación de lo ocurrido”, aseguró Nesma Queipo, en relación con la imputación de homicidio intencional a título de dolo eventual que recayó sobre Lidisay Galeno.

La médico dijo además que entre la magistrada, su hermana Nairet y Galeno existía una amistad porque alguna vez trabajaron juntas, pero destacó que esta situación no exime la culpa de lo ocurrido.

“La doctora Lidisay Galeno sabe como médico el error que se cometió, que hubo una sepsis y sabe que exageró con los 3.500 cc de grasa que extrajo. Que las múltiples transfusiones que se le hicieron no tuvieron nada que ver con las complicaciones que surgieron”, explicó Queipo a través de una llamada telefónica.

La hermana de la magistrada también comentó, a su parecer, que no se está cometiendo ninguna injusticia con la imputación efectuada a Galeno, pues tiene conocimiento de que supuestamente existen otras denuncias contra la cirujana.