• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

"Uno sólo puede sentir impotencia e indignación porque lo mataron así"

48 horas de zozobra pasaron los familiares de Gustavo Vargas Cunes

48 horas de zozobra pasaron los familiares de Gustavo Vargas Cunes

Jean Gustavo Vargas, hijo de la víctima, aseguró que desconocen los motivos por los que mataron a su padre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

48 horas de zozobra pasaron los familiares de Gustavo Vargas Cunes, de 50 años de edad, para poder cumplir con la ceremonia de su velorio. Desde el lunes en la noche, cuando fue asesinado en el estacionamiento del McDonalds de la avenida O’Higgins, en El Paraíso, tuvieron que esperar hasta el miércoles en la noche para que lo colocaran en la capilla y el jueves fue cuando pudieron enterrarlo.

El problema fue que hace 10 años, cuando Vargas recibió la nacionalidad venezolana y le asignaron un número de cédula, hubo un error en la toma de sus huellas dactilares por lo que no aparecía en el sistema de identificación, lo cual generó retraso en la entrega del cadáver a su familia.

"Uno sólo puede sentir impotencia e indignación porque lo mataron así. Él era un buen padre. No sabemos por qué lo mataron", expresó Jean Gustavo Vargas, uno de los siete hijos de la víctima.

Vargas tenía más de 30 años viviendo en Venezuela. Nació en Cartagena de Indias, Colombia, pero desde muy joven migró al país y se instaló aquí con casi toda su familia.

Sus parientes recordaron que el lunes en la noche Gustavo Vargas salió a hacer unas diligencias en compañía de su pareja y el menor de sus hijos.

"Los dejó en el McDonalds para que compraran y fue a hacer una diligencia. Cuando regresó, que los estaba esperando en el estacionamiento, llegaron los cuatro hombres en dos motos y los parrilleros le dispararon", relató el hijo de la víctima.

Hipótesis.

Extraoficialmente se supo que el restaurante de comida rápida tiene cámaras de seguridad que lograron captar las imágenes del momento cuando los homicidas llegaron al lugar, se acercaron a la camioneta Fiat Idea, color vinotinto en la que estaba Vargas y le dieron los tres tiros. El local de comida rápida tuvo que ser desalojado de inmediato.

Las autoridades que investigan el caso no descartan que se trate de una muerte por encargo pues la víctima trabajaba como prestamista y presumen que posiblemente alguna de las personas que le debía dinero lo mandó a matar para no tener que pagar la deuda, por lo que ahora comenzarán a investigar entre la lista de clientes de Vargas.

Su cadáver fue identificado en la morgue de Bello Monte con el número 259-10, correspondiente a la cantidad de personas fallecidas que fueron ingresadas a ese organismo durante los primeros 15 días de octubre de 2012.

"En este país el único que tiene seguridad es el Presidente.

La inseguridad se le escapó de las manos a este gobierno porque con su discurso violento, eso es lo único que genera, más violencia", expresó Zulia Vargas, sobrina de Gustavo Vargas.

Las escenas de dolor y llanto fueron constantes durante toda la mañana en la capilla de la funeraria Vallés, en la que los familiares le dieron el último adiós.

"Gustavo era un buen padre, hermano, hijo y excelente persona. A él lo que le gustaba era cocinar y compartir con su familia. Eso lo hacía cada vez que tenía un tiempo. Se reunía con todos a prepararles comida y a echar broma", relató la sobrina.

Aunque Gustavo Vargas sólo vivía con dos de sus siete hijos, su tía, Nereida Vargas, contó que siempre estuvo pendiente de cada uno de ellos, además de los que están en Colombia.

"En lo único que podemos confiar es en que haya justicia divina. Agarrarnos de Dios y que él se encargue de hacerla, porque de resto es mentira que ninguna autoridad averiguará nada. Por el contrario, desde la misma noche que lo mataron atropellaron a su hijo, lo detuvieron y lo llevaron a declarar porque él llegó al lugar donde estaba su padre y lo abrazó", dijo la tía de la víctima.