• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

"Por lo menos pudo conocer a su hermanito recién nacido"

Sepelio de Adrián sanjuán, estudiante de la Ucab / Alex Delgado

Sepelio de Adrián sanjuán, estudiante de la Ucab / Alex Delgado

Madre de joven asesinado en Bello Campo había dado a luz un día antes del suceso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la misma semana, Katiuska Cavalieri tuvo un hijo y perdió a otro. Dio a luz el martes, pero al día siguiente Adrián Sanjuán Cavalieri, de 22 años de edad, el mayor de su familia, fue asesinado en Bello Campo. “Me acuesto pensando en por qué me lo arrancaron así. Por lo menos pudo conocer a su hermanito”, afirmó la madre en el velorio, al que asistió en silla de ruedas por recomendación de los médicos.

La mujer fue sometida el martes a una cesárea, y una junta médica elaboró una estrategia para intentar darle la noticia del suceso sin complicar la recuperación. “Le dijeron el jueves y la tuvieron que sedar de inmediato”, relató Jaime Salazar, pariente de la víctima.

Adrián tenía un hermano de 12 años de edad, Cristian, y eran muy unidos. Cine y videojuegos eran los pasatiempos que compartían e, inclusive, el joven era el encargado de buscar a su hermanito en el colegio todos los días.

Responsable, colaborador, conservador y respetuoso. Esos eran los adjetivos que repetían los allegados para calificar al joven. “Era de esas personas que, sin importar lo que estuviese haciendo, te ayudaba si lo necesitabas”, expresó Luis Miguel Cavalieri, tío y compañero de trabajo de Adrián.

Además de cursar el tercer año de Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello, el fallecido trabajaba en una imprenta y acudía con frecuencia al gimnasio. Los fines de semana solía visitar a su novia o bajar a La Guaira a compartir con primos.

El compromiso. Un corazón rojo de peluche resaltaba entre los asistentes vestidos de negro. El objeto estaba aprisionado en las manos de Julia Garnica, pareja de Adrián desde hace tres años, pues fue uno de los regalos que el muchacho le dio durante la relación. En el dedo anular izquierdo brillaba un anillo de compromiso.

“Él siempre me cuidaba y yo no estuve para él ese día. Jamás imaginé que el último regalo que le iba a dar era una corona de flores”, dijo Garnica, en la puerta de la capilla 3 de la Funeraria Monumental del Cementerio del Este.

El padre de la joven, Domingo Garnica, señaló que desde el primer día Adrián se ganó la confianza de su familia. Solía pedirle permiso a él, directamente, cuando quería salir con Julia y ambos tenían planes para estudiar un posgrado en Estados Unidos.

“Esa noche mi hija llegó temblando a mi cuarto y me dijo que habían matado a Adrián. Le respondí que seguro era una broma, hasta que confirmé con la familia. No sé cómo hacer para ayudarla a sobrellevar la pérdida porque su cuarto está forrado con detalles que él le dejaba. A donde mire lo va a recordar”.

Inexplicable

Adrián Sanjuán Cavalieri recibió un impacto de bala en el cuello, minutos después de dejar a una amiga en la calle Bermúdez de Bello Campo. Sujetos que se desplazaban en una camioneta Cherokee blanca, le dispararon supuestamente para robarlo.

“Ese mismo día hablamos de la inseguridad en la ciudad. Él siempre era muy precavido. Si salía de noche era para ir a una casa y quedarse allí hasta el día siguiente. Tampoco se bajaba en gasolineras después de las 7:00 de la noche y procuraba estar en la casa temprano. Todo esto es inexplicable”, afirmó Luis Miguel Cavalieri.

Hace unos meses, la inseguridad que se vive en la parroquia El Paraíso obligó a la familia a mudarse a Las Palmas. Adrián vivía con su madre, el padrastro y el hermano.

“No hay sitio donde esconderse. Aquí matan a los buenos mientras que los malos están tranquilos”, observó el padre de la novia del joven, Domingo Garnica.