• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

El profesor Reinaldo Vegas murió por escapar de la delincuencia

Allegados recuerdan a Reinaldo Vegas como un hombre que ayudó a varias personas a encontrar paz espiritual | FOTO WILLIAM DUMONT

Allegados recuerdan a Reinaldo Vegas como un hombre que ayudó a varias personas a encontrar paz espiritual | FOTO WILLIAM DUMONT

Daba clases particulares de inglés. Vivía con su esposa en La Urbina y solía acompañarla a sus actividades como productora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Acostumbraba a despertarse a las 4:30 de la mañana para subir el cerro El Ávila. Se preparaba y salía de la casa cuando el sol también despuntaba. Un koala con la cédula, un envase con agua y las llaves. Esas fueron las pertenencias que le parecieron atractivas a dos delincuentes en moto que sorprendieron a Reinaldo Vegas Chacón, de 46 años de edad, el domingo 20 de octubre a las 6:00 am cuando se ejercitaba por la avenida Boyacá, a la altura de la urbanización El Marqués.

“Me duele demasiado; esos hombres lo acorralaron como a un animalito. Asumo que su reflejo, como era atlético, fue correr porque no tenía nada de valor. Saltó varios techos de casas, iba a montarse en un muro pensando que tocaría suelo, pero después de la pared solamente había un barranco”, relató Fanny Sandoval, amiga de la familia desde hace varios años.

Vegas Chacón se graduó en Administración de Hoteles en Canadá. Regresó al país hace 10 años y se dedicó al asesoramiento de empresas hoteleras, a la traducción y a dictar clases particulares de inglés.

“Se regresó del exterior por una mala situación sentimental con su pareja en ese momento. Aquí no estaba satisfecho por la situación inestable del país, pero le daba miedo emprender en otro lado”, afirmó Verónica Vegas, una de los cuatro hermanos del hombre que falleció intentando resguardarse de la violencia.

Con sus dos hijos, de otras relaciones fuera del país, su familia más cercana era la mujer con la que contrajo matrimonio hace cinco años: Maiben Coromoto Marín. Con ella vivía en La Urbina y acostumbraba a acompañarla en sus proyectos como productora de televisión y a las actividades religiosas en las que participaba.

“Lo que me enamoró de él es que era una persona con mucha fe en Dios. No es común que un hombre, sin presión de familia, se involucre tanto en la religión católica”, recordó la esposa.

Agregó que la mayoría de los días él buscaba una iglesia para comulgar, pero los días domingos acudía regularmente a la Corpus Christi, en La Urbina, o a la de El Cafetal, La Transfiguración del Señor. Vegas Chacón también tenía por costumbre ir con su esposa al Santuario de las Almas Consagradas, en Carrizal.

“Le gustaba mucho porque entre la naturaleza que rodea al santuario decía que encontraba paz. Después nos íbamos a pasear a un centro comercial o a comer juntos”, expresó Maiben Marín.

Además de la religión católica, Vegas Chacón era amante de los deportes. Los fines de semana solían acudir a jugar fútbol con los egresados del colegio San Ignacio de Loyola en la cancha del mismo plantel. Sus allegados relataron que no tomaba ni fumaba, y tampoco acostumbraba a salir de noche, a menos que fueran reuniones familiares.


“Confiar en Dios”. El día que murió Reinaldo Vegas Chacón su esposa estaba en Guanare debido a la pérdida reciente de uno de sus hermanos. Ella recordó las palabras exactas que usó para reconfortarla: “Amor, tenemos que confiar en Dios porque a veces pasan cosas que no podemos entender. Solamente él nos dará la respuesta”.

“Cada vez que tenía problemas se acercaba más a Dios. Leía La Biblia con frecuencia y siempre tenía una palabra de aliento para todos”, dijo su hermana Verónica Vegas.

En el velorio que se realizó dos días después de la muerte de Reinaldo Vegas Chacón, en el Cementerio del Este, todos se consolaban mutuamente con la certeza de que sus buenas acciones le darían tranquilidad a su alma.


Un ángel

“Yo era una persona completamente atea porque muchas personas de mi familia murieron o me abandonaron. Tuve dos intentos de suicidio y Reinaldo fue quien me acercó a Dios. Era un ángel”, narró Fanny Sandoval, amiga de la infancia de Reinaldo Vegas Chacón.

Señaló que así como a ella, el hombre ayudó a varias personas en encontrar la paz espiritual por lo que lamentó la manera cómo falleció.

Fanny Sandoval es artista plástico y desde hace varios años comenzó un proyecto de realizar lámparas con latas recicladas. Vegas Chacón fue la persona que la impulsó en la iniciativa y la acompañaba a repartir los aparatos a los indigentes que residen a las orillas del río Guaire.