• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Dos policías fueron ultimados en Caracas

Morgue de Bello Monte

Morgue de Bello Monte

Mataron a un agente de la DIM delante de su bebé de cinco meses de nacido y al oficial de Polinacional le dieron un disparo en la cabeza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos funcionarios policiales integran la lista de los once cadáveres ingresados a la morgue de miércoles a jueves. Fueron asesinados en La Pastora y Ruperto Lugo, parroquia Sucre, Catia.

El agente segundo de la Dirección de Inteligencia Militar, Eiver José Arellano Tarazona, de 25 años de edad, fue asesinado de tres disparos por la espalda, el miércoles a las 6:30 pm, delante de su hijo de cinco meses de nacido, en las adyacencias de la iglesia San Judas Tadeo, en La Pastora.

Arellano Tarazona había ido a ese templo junto con su padre, suegros, su esposa y los padrinos del bebé, a la charla previa al bautismo del pequeño. Como dentro de la iglesia hacía mucho calor y el niño estaba inquieto, el padre había salido con él dos veces a la calle.

La tercera vez que Arellano Tarazona dejó el templo se paró junto a su moto V-Strom y luego llegaron dos hombres, otros dos quedaron a cierta distancia. Los dos primeros le exigieron que les entregara la moto.

El funcionario policial colocó al niño junto a un caucho de la moto y cuando fue a abrir el koala, los delincuentes se percataron que llevaba una pistola en la pretina del pantalón y le hicieron tres disparos por la espalda y se llevaron el koala. El herido fue llevado al Hospital de Lídice donde murió.

Arellano Tarazona tenía un año de reposo. Estaba adscrito a la oficina de Operaciones Técnicas de la DIM, en Boleíta Norte. Tenía tres años de egresado de la Escuela de Inteligencia y Contrainteligencia.

En Catia. El oficial de la Policía Nacional, Gregory Gustavo Martínez Ramón, de 25 años de edad, murió en la clínica Nueva Caracas, en Catia, a consecuencia de la herida de bala que recibió en la región temporal, ayer a las 5:30 am cuando se encontraba con unos amigos en la planta baja del bloque 5 de Ruperto Lugo, en Catia.

Martínez Ramón estaba adscrito al Servicio de Patrullaje Motorizado, en El Amparo, Catia. Fue ultimado para robarle la pistola de uso personal que portaba y tenía un año de reposo.

Se conoció que la División contra Homicidios del Cicpc apresó a los autores del hecho y además recuperó el arma de fuego de la víctima y otra pistola.

Con la muerte de estos dos policías la cifra de funcionarios de organismos de seguridad asesinados aumentó a 74.

Antes de la muerte de estos dos agentes, el domingo fue ultimado el inspector de la PM, Henry Quintana, de 31 años de edad, padre de un niño, que estaba en el grupo de los 1.850 funcionarios del extinto organismo que aún no han sido reubicados en otros cuerpos de seguridad.

Lo mataron cuando se desplazaba en una moto por el kilómetro 12, a la altura de la urbanización Luis Hurtado, en El Junquito; regresaba de jugar fútbol. Lo acompañaba una joven que resultó con herida rasante en un brazo y una niña que está ilesa.