• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“No pensamos que era un capo”

"El Loco" Barrera, capo colombiano / EFE

"El Loco" Barrera, capo colombiano / EFE

Daniel Barrera, apodado “el Loco Barrera”, no recibía visitas y daba grandes propinas a los empleados que le servían en el hostal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“No era él el que mostraban en la televisión. El que estaba en la posada era muchísimo más delgado. Cuando vimos la foto en la TV nos sorprendimos. No pensamos que fuera un capo”, comentaron trabajadores de la Posada El Remanso de Pueblo Nuevo, hospedaje que le sirvió de guarida al célebre capo colombiano Daniel Barrera, apodado “el Loco Barrera”.

La hostería familiar está en el sector Las Pilas, en la avenida principal de Pueblo Nuevo en el norte de San Cristóbal, en medio de una zona de clase media-alta.

“De repente entraron hombres con armas, vestidos de oscuro. Se abrieron paso entre nosotros y nos mandaron a ponernos a un lado”, reveló la fuente que señaló que Barrera tenía en la posada, al menos, los últimos tres meses.

Con los empleados del hostal mantuvo buena relación, cordial y de respeto. Pagaba buenas y sustanciosas propinas a quienes les llevaran lo requerido a su habitación, en la que pedía no ser molestado.

Muy temprano en la mañana informaba acerca de los alimentos que consumiría en el desayuno y se exponía muy poco, por no decir que casi nunca salía. No tenía auto registrado ni recibía personas en el hostal.

Las tres comidas las hacía en la posada y cuando hablaba lo hacía con cierto acento zuliano, por lo que se referían a él como “el Maracucho”. Las fuentes revelaron que ni siquiera sospecharon que se tratara de un ciudadano de nacionalidad colombiana.

Hablaron de las marcas en sus manos y nunca pensaron que habían sido quemadas autoinfligidas para borrar sus huellas dactilares, según indicaron voceros policiales colombianos al obtener los primeros detalles de la captura.

Se conoció que el hospedaje fue cerrado. Aunque las diligencias, después del arresto de Barrera, pasaron a una instancia de mayor poder a causa de la intervención de otros países, en Táchira prosiguen las investigaciones y seguimiento a personas y establecimientos de servicios utilizados por el capo colombiano.

 

Búsqueda en cuatro estados

Luego de 45 días de labores de inteligencia los organismos de seguridad de Venezuela, conjuntamente con la Policía Nacional de Colombia, lograron la captura del narcotraficante Daniel Barrera Barrera, apodado “el Loco Barrera”, en el estado Táchira.

El ministro del Interior y Justicia, Tareck el Aissami, ofreció ayer una conferencia de prensa para dar detalles del caso, pero no permitió que los periodistas le hicieran preguntas.

Dijo que el 6 de agosto las autoridades colombianas le informaron al Gobierno sobre la presencia de Barrera en Venezuela y de inmediato se designaron 14 equipos de investigación que iniciaron la búsqueda en tres estados y el Distrito Capital.

Desde ese momento los encargados de la pesquisa monitorearon y rastrearon 69 teléfonos públicos mediante los cuales “el Loco Barrera” dirigía sus operaciones para la movilización de cargamentos de droga hacia el exterior.

Explicó que Barrera no hacía todas sus llamadas al vecino país sino utilizaba a terceras personas. “Este señor se hizo múltiples cirugías en el rostro para tratar de burlar a los organismos de seguridad, tanto de Colombia como de aquí”, dijo el ministro.

Durante 45 días los cuerpos venezolanos de seguridad y la Policía Nacional de Colombia trabajaron para detenerlo. Agregó que lo apresaron cuando hacía una llamada en un teléfono público que ya estaba bajo vigilancia de uno de los equipos de investigación que le seguía los pasos.

Al momento de la detención, Barrera tenía en su poder un pasaporte falso y al caer en manos de las autoridades admitió que era la persona que los cuerpos policiales estaban buscando.

El Aissami dijo que el apresado era integrante de una organización criminal dedicada al tráfico y elaboración de droga a través de complejas redes de producción y almacenamiento en el departamento del Meta, Guaviare, Caquetá, Putumayo y Bogotá, en Colombia.

Indicó que el operativo para detenerlo estuvo dirigido por Néstor Reverol, viceministro de Prevención de Seguridad Ciudadana.

“La captura de Barrera es el golpe más importante efectuado por organismos de seguridad del país que le hemos dado a las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas”, señaló El Aissami.

El detenido fue traído a Caracas para interrogarlo sobre las actividades que tenía en el país.

La noticia sobre la detención de Barrera la dio el martes Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, quien reveló que en la detención también colaboró la CIA. En la rueda de prensa, el ministro El Aissami no hizo mención a este organismo estadounidense.