• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

El parque aéreo del país solo tiene 1.500 aeronaves

El libro está dedicado a Julio Lescarbura que tuvo la iniciativa, a través de la elaboración de fichas sobre las aeronaves desaparecidas y luego las donó para hacer las estadísticas / AFP

Según cifras oficiales, en el país hay aproximadamente 30 accidentes aéreo por año / AFP

El servicio SAR está inactivo por falta de recursos, no cuenta con helicópteros ni aviones para dar respuesta a las emergencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde 1927 hasta 2013 en el país hubo 597 personas que murieron o desaparecieron en accidentes aéreos, revela la segunda edición del libro Aeronaves Desaparecidas en Venezuela.

Hay casos en los que no encontraron ni restos de las víctimas ni de las aeronaves. En otros siniestros se hallaron restos del aparato, pero no localizaron los cadáveres. En otras oportunidades ocurrió lo contrario.

Hubo aeronaves que cruzaron el territorio nacional con destino a otros países y desaparecieron, pero se desconoce si fueron hallados los restos del aparato. Tampoco está claramente establecida su ubicación.

Los detalles contenidos en Aeronaves Desaparecidas en Venezuela, coordinado por Enrique Martín Cuervo, piloto e integrante de la Organización Rescate Humboldt, donde ingresó en 1973, indican que hay 101 aeronaves que no han sido localizadas, 297 personas desaparecidas, 300 víctimas, 18 heridos y 39 personas ilesas en siniestros.

El libro está dedicado a Julio Lescarbura que tuvo la iniciativa, a través de la elaboración de fichas sobre las aeronaves desaparecidas y luego las donó para hacer las estadísticas. La obra se culminó en 12 años. “Los archivos oficiales son un desastre, están desordenados”, explicó Martín. El más ordenado es el del Ministerio de la Defensa.

Parque aéreo. Martín hizo un análisis en torno al parque aéreo del país el que calificó de crítico y explicó que no llegan ni a 1.500 aeronaves. “Si no hay un cambio, en unos 12 años solo tendremos 10 aviones”, agregó. Hace unos años el parque estaba integrado por 6.000 aeronaves. Considera que desde el llamado “viernes negro”, en 1983, el descenso en el número de aviones ha sido una constante.

“El problema es que no nos escuchan. Si laboráramos en conjunto, sector privado y sector público sería lo mejor”, dijo.

Martín planteó otro problema relativo al servicio SAR que está inactivo por falta de recursos, no tiene aviones ni helicópteros para dar una respuesta inmediata ante una emergencia.

La situación del SAR es similar a la de diciembre de 1997, cuando a 12 millas del aeropuerto de Maiquetía amarizó un avión de la empresa Viproca, procedente de Los Roques, porque se le incendió un motor, a las 6:18 pm. El único sobreviviente, Francesco Porto, fue rescatado a las 10:00 pm. Una hora y 15 minutos después rescataron el cadáver de Ileana González, pasajera. A las 7:00 am del día siguiente hallaron el cuerpo de Fernando Gusamicare. El piloto Ricardo Batija y el resto de los pasajeros nunca fueron rescatados.

Después de ese siniestro se estableció una comisión integrada por los ministerios de la Defensa y de Transporte. Se hicieron grupos de guardia. Una semana le correspondía a la GNB y otra a la Fuerza Aérea, para dar respuesta a las emergencias. Contaban con aeronaves para salir de inmediato al sitio del siniestro.

Dada la situación del SAR, Martín recomienda que quien vaya a volar después de las 2:00 pm debe tomar en cuenta que si tiene un percance lo buscarán al día siguiente. “Nadie toma acciones”, sentenció y luego agregó: “Ocultar la verdad es ir contra cualquier gobierno. Que escuchen a los que saben, porque quieren hacer las cosas solos y no tienen experiencia; que sumen y no resten”.

Martín recordó que en el país hay personas preparadas para dar respuesta, tanto del sector público como privado.

Indicó que, según cifras oficiales, en el país hay aproximadamente 30 accidentes aéreo por año y después refirió que la Junta de Investigación de Accidentes Aéreos no está cumpliendo con las disposiciones de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) que recomienda que en 30 días debe haber un informe preliminar de un siniestro. “Falta la publicación de esos informes porque solo hacen reportes de accidentes”, indicó.

Agregó que en 200 accidentes aéreos registrados hay solo dos informes elaborados. El informe final de un siniestro debe de estar listo en un año.

Martín también hizo un análisis de las fallas que tiene la Junta de Investigación de Accidentes Aéreos que se deberían subsanar. En muchos siniestros los investigadores no van al sitio por falta de logística, como viáticos.

“Lo triste es que esto se ha hablado durante años y siempre vienen aficionados a asumir el control, para lo cual no están preparados. No buscan profesionales”. Martín opina que el jefe de la unidad tiene que ser un especialista en investigación de accidentes.

El fin de semana murió el capitán Luis Colson, al estrellar la avioneta Cessna 206, siglas YV1811, en Santa Elena de Uairén, estado Bolívar. Los restos fueron de Colson fueron rescatados por indígenas.

Las Cifras

30 accidentes aéreos se registran anualmente en el territorio nacional, señalan las estadísticas del sector oficial.  

597 muertos y desaparecidos en siniestros hubo en 83 años