• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

2 presos por plagio en La Rinconada

Hipódromo La Rinconada | Henry Delgado

El joven fue secuestrado para propiciar una derrota de la yegua PrincessQuilla | Henry Delgado

Un ex jinete y un ex caballericero fueron apresados por el secuestro de un joven. Los captores exigían que perdiera la yegua PrincessQuilla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Detectives de la División Antiextorsión y Secuestros de la policía judicial detuvieron ayer a dos hombres ligados a la actividad hípica por su aparente complicidad con el secuestro de un adolescente de 14 años de edad, el 5 de mayo.

El ex jinete Lino Manrique y el excaballericero Carlos Ladera fueron apresados por su vinculación con el plagio de Isaías Romero. La operación se llevó a cabo en Coche el miércoles en la madrugada.

Romero fue secuestrado cuando iba a entrar a la tribuna B del hipódromo La Rinconada. La víctima rara vez acudía a esa instalación, pero ese día quería presenciar la actuación de su padre, el palafrenero Eduardo Romero.

Los plagiarios exigieron que Romero y el jinete Jean Carlos Rodríguez “echaran para atrás” a la yegua PrincessQuilla, favorita de la novena carrera de esa jornada. El purasangre fue retirado el domingo debido a las amenazas, pero luego fue reincorporado a la carrera pues los plagiarios exigían que corriera y perdiera. Esto indica que el grupo, de alguna forma, monitoreaba el desarrollo de la justa. Se cree, además, que durante las horas de cautiverio el joven permaneció en un vehículo que circulaba por la carretera Panamericana.

Fuentes policiales informaron que en este caso se investiga la aparente conexión entre los secuestradores y algunas casas de apuestas a las que les convenía que la carrera tuviese un resultado inesperado. Este dato también es manejado por la dirección del Instituto Nacional de Hipódromos que ayer en la mañana divulgó en su cuenta Twitter (@direccioninh) que los aprehendidos son apenas los primeros y que por eso “las conexiones tiemblan”.

Es la primera vez en el país que secuestran a una persona para incidir sobre el resultado de un juego de azar.