• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Lo mataron en camioneta de pasajeros

Iba a un juego de futbolito en Las Adjuntas, Macarao, cuando dos hombres subieron a robar en una camioneta y le dispararon en la cabeza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Kelid Morín, de 22 años de edad, que laboraba en la empresa Odebrecht que construye otras estaciones del Metro de Caracas, es uno de los 305 cadáveres que han sido ingresados este mes a la morgue.

A Morín, que iba con otros amigos a un juego de futbolito en la cancha del sector La Sosa en Las Adjuntas, lo ultimaron en una camioneta de pasajeros el miércoles a las 8:30 pm, en la carretera vieja Caracas-Los Teques. Al vehículo subieron dos delincuentes a robar y cuando uno vio al joven, le hizo un disparo en la cabeza y ambos huyeron sin despojar a los usuarios de sus pertenencias. Presumen que la víctima reconoció a uno de los individuos y por eso lo mataron.

Morín vivía con su abuela en el sector Tierra Blanca, en Macarao. Era el único varón y el mayor de dos hermanos. Yancy Bustillos, tía de la víctima, relató los hechos en la morgue.

En Petare. Keny Quiñones, de 23 años de edad, mototaxista, fue asesinado con disparos en la cabeza el miércoles a las 10:00 am, en el sector Las Casitas, barrio Carpintero, Petare. Laboraba para la línea de Barrio Nuevo y salió a hacer una carrera. Posteriormente le avisaron a la familia y compañeros de trabajo que lo habían matado. Presumen que intentaron robarle la moto Empire que conducía.

Baruta. El cadáver de Gustavo Marrullo, de 24 años de edad, oriundo de Arjona, departamento de Bolívar, Colombia, con 17 años de residencia en el país, que laboraba como avance de la línea de rústicos de pasajeros que cubre la ruta Concresa-Las Dalias, fue hallado el miércoles a las 5:00 pm por tres funcionarios de Polibaruta que hacían labores de patrullaje.

El cuerpo fue localizado en Las Dalias, barrio Santa Cruz del Este. No lo robaron. Le dieron cuatro disparos en la cabeza. La esposa de la víctima tiene cinco meses de embarazo. Deja cuatro hijos que tuvo con otra pareja.

Yilma García, prima de la víctima, indicó que los compañeros de trabajo de Marrullo le dijeron que los delincuentes no roban a los conductores de esa línea y que a ellos los respetan. Es el primer integrante de esa empresa transportista que es asesinado.
García no sabe si a su primo lo iban a robar o si hubo otro problema.