• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“¿Hasta cuándo nos matarán para quitarnos las armas?”

Vecinos y funcionarios se quejaron de la inseguridad | Foto Alexandra Blanco

Vacnos y funcionarios se quejaron de la inseguridad | Foto Alexandra Blanco

Al policaracas Yonaiker Méndez, de 36 años de edad, lo ultimaron ayer en Carapita para robarle la pistola. Su esposa resultó herida 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un ambiente de indignación y tristeza los funcionarios del Cicpc retiraron el cadáver de Yonaiker Méndez, de 36 años de edad, supervisor agregado de la Policía de Caracas, quien fue asesinado de varios tiros por tres delincuentes que lo abordaron ayer a las 6:00 am cuando salía de su casa ubicada en la calle El Progreso de Carapita, para robarle su arma.

El disparo que recibió Méndez en el cuello también hirió a su esposa, quien fue trasladada a un centro asistencial. Mientras los funcionarios de la policía judicial trabajaban en la escena del crimen, agentes de Policaracas, transportistas de la zona y vecinos gritaban consignas para rechazar la inseguridad en el país:

“Tenemos patria. ¿Hasta cuándo nos matarán para quitarnos las armas?”, manifestó un oficial.

Una multitud de vecinos y funcionarios de la zona se congregaron en el lugar del crimen para repudiar lo ocurrido. Los compañeros de Méndez, que tenía 19 años de servicio en el cuerpo policial y estaba adscrito a la seguridad del Buscaracas, aseguraron que era un hombre trabajador y responsable.

Con la muerte de Méndez la cifra de funcionarios asesinados durante 2014 en Caracas asciende a 110.

Por un Iphone 5. A Jhony Ramírez, de 43 años de edad, lo asesinaron de un disparo en la cabeza el jueves en la tarde cuando viajaba en una camioneta de transporte público que cubría la ruta Zoológico-Ruiz Pineda. A Ramírez, que era auxiliar contable y que trabajaba en una ferretería, lo mataron por resistirse al robo de su teléfono Iphone 5. El hombre estaba con su hijo mayor de 23 años de edad. El hecho se registró a la altura del Materno Infantil, en la parroquia Caricuao.

Familiares de Jhony Ramírez señalaron que el suceso se registró aproximadamente a las 2:20 pm, pues el hombre sacó su teléfono a las 2:14 pm para comunicarse con un conocido. Posteriormente el delincuente le pidió el móvil y él se resistió. Su esposa, Nereida Mirabal, deploró que los pasajeros le pasaran por encima para bajarse de la unidad.

“Le pasaron por encima. Necesitamos la ayuda de los entes gubernamentales. Nos matamos unos a otros y no hay valores”.

Ramírez dejó a tres hijos de 23 años, de 17 años y de 8 meses.