• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Cinco maneras de caer en las manos del hampa

Los sitios nocturnos de Caracas siguen facturando altas sumas de dinero a pesar de que la ciudad tenga una tasa de 116 homicidios por cada 100.000 habitantes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A partir de casos reportados a Contrapunto y de entrevistas realizadas a especialistas, personal que labora en las noches y funcionarios policiales, se desprende el modus operandi de “moda” entre los delincuentes que operan en el Área Metropolitana de Caracas:

Modus operandi 1: El pichador de disco

“Hay jóvenes que ostentan ropa y zapatos de marca, pero su vocabulario no se corresponde con el estatus social que aparentan. Por lo general manejan altas sumas de efectivo. Su estrategia es sacarle conversación a quien consideran una posible víctima, mientras comparten un trago o cuando salen a fumar. Afuera tienen a otros que son los que abordan a la persona para robarla”, explicó el gerente de seguridad de una discoteca del CSI.

Modus operandi 2: El semáforo

“Los delincuentes se hacen pasar por accidentados. Suelen parar un carro en un semáforo y usan a una mujer de señuelo. Ella hace señales para que los vehículos se detengan y una vez que la víctima se detiene, la sorprenden más maleantes”, narró el comisario jubilado de la Disip.

Modus operandi 3: Los hurtos

“El hurto es un delito de oportunidad y destreza del delincuente. Ocurre en zonas oscuras, calles con vegetación frondosa, residencias con rejas vulnerables y en vías de poco tráfico. Las baterías y los cauchos de los carros son el objetivo en estos casos y algunos objetos de valor que la víctima deja a la vista”, expresó el comisionado Erick Materano, director de Gestión Policial de la Policía de Chacao, uno de los municipios que más vida nocturna tiene.

El comisionado explicó que 80% de estos delitos ocurren en espacios cerrados como estacionamientos, centros comerciales y residencias.

Modus operandi 4: Los robos

“Aprovechando las oportunidades que ofrece la falta de patrullaje y la oscuridad, los delincuentes seleccionan a víctimas vulnerables, como personas de la tercera edad y mujeres, para robarles el vehículo”, mencionó el comisionado de Polichacao.

Detalló que éste y el modus operandi 3 son los más frecuentes en el municipio. En lo que va de año, 65 casos de robo y hurto de vehículos han sido reseñados por Polichacao en el horario nocturno (de 6:30 pm a 7:00 am) y solo en uno de estos incidentes se capturó a los culpables.

Además, contabilizó otros 262 casos vinculados al robo y hurto de pertenencias en el mismo horario, de los cuales 45 tuvo detenidos. “Algunos de los aprehendidos no tienen registro policial. Estos delitos se dan básicamente por la oportunidad”, agregó.

 

Aquí se incluyen los atracos perpetrados por motorizados, cuando las víctimas van caminando por las aceras o esperan que un semáforo les de la luz de cruce, mencionó el gerente de seguridad de varias discotecas en el CSI.

Modus operandi 5: Delincuencia organizada

“Existen bandas de más de cinco personas que se dedican a patrullar, tal cual lo hace la policía. Seleccionan a sus víctimas por el tipo de carro que poseen, la forma como visten y cómo se expresan. Las siguen y les trancan el paso con dos o tres vehículos. Someten a la víctima y en algunos casos la privan de libertad por un breve espacio de tiempo”, contó Materano.

Afirmó que en estos casos los delincuentes son más peligrosos y durante el tiempo que mantienen a sus víctimas en cautiverio las interrogan para evaluar la posibilidad de robar también la vivienda. Si el capturado les parece “rentable” continúan el robo en la residencia de éste, sino lo dejan en zonas como la Cota Mil o la Autopista Francisco Fajardo y se llevan el vehículo y los objetos de valor que posea.

“Usan sitios de liberación donde a la víctima se le complique alertar oportunamente a las autoridades”, explicó el comisionado Materano. De este tipo de delincuentes tienen detectadas a 10 bandas que operan en el municipio, cuyos integrantes provienen de Petare, Guarenas, Guatire, La Vega y El Cementerio.

Con información de Contrapunto