• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

El linchamiento: nuevo rostro de la impunidad en Venezuela

Ciudadanos linchan a delincuente en Altamira | Foto: Twitter

El fenómeno social, que se ha extendido en todo el país, demuestra la degradación social en Venezuela | Foto: Twitter

En la actualidad no hay estadísticas o registros sobre la cantidad de linchamientos que se viralizan en plataformas digitales 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada día asciende la cifra de ciudadanos que, frustrados por la inseguridad, decidieron tomar la justicia por sus manos. A pesar de que el gobierno nacional no ha fijado posición con respecto a  los linchamientos, la situación se está tornando rutinaria.

Actualmente no existen estadísticas o registros sobre la cantidad de estos sucesos, suelen darse a conocer a través de los medios digitales o impresos. En el portal digital del diario El Nacional se registran no menos de tres intentos de linchamiento diariamente.

El director de Espacio Público, Carlos Correa, expresó que el fenómeno social -que se ha extendido en todo el territorio nacional- deja en evidencia la incapacidad de las autoridades venezolanas con respecto a la criminalidad y demuestra el fracaso de la institucionalidad en el país.

¿Qué connotación tiene este fenómeno en la sociedad?

El psicoanalista Axel Capriles expresó que el linchamiento ocurre en una sociedad que se encuentra en estado de frustración.  Los venezolanos sienten desconfianza ante una “justicia” que no los protege.

“Es un acontecimiento en el que hay una descarga emocional, en la que la expresión directa es la violencia”, indicó.

Para el especialista, esta actitud “primitiva” refleja una sociedad en regresión que conduce a la barbarie.

La violencia a través de las redes sociales

Son incontables las imágenes que existen en los medios digitales de antisociales siendo agredidos por una muchedumbre. Las escenas se hacen virales, posiblemente, porque los usuarios sienten placer al ver que el delincuente tiene un castigo por los daños causados.

El profesional consideró esto como una simbología de la degradación de la sociedad. “Se ha perdido la estima del ser humano, la empatía, la compasión. Hay un desmembramiento del cuerpo social, que ha sido totalmente golpeado y cortado en miles de partes”, finalizó.