• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Nueve horas duró situación de rehén en Polisucre

El área de los calabozos quedó destruida por la furia de los detenidos | Alexandra Blanco

El área de los calabozos quedó destruida por la furia de los detenidos | Alexandra Blanco

Un oficial que tenía las llaves de las celdas estuvo en poder de 75 presos y fue golpeado en la cara. Durante el motín hubo un apagón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de 9 horas de negociación con 75 presos que protagonizaron un motín y mantuvieron como rehén a un oficial de la Policía Municipal de Sucre, el funcionario fue liberado. Durante ese tiempo el rehén fue maltratado y golpeado en la cara.

La situación comenzó el jueves a las 9:00 pm y finalizó ayer a las 5:00 am cuando llegaron a acuerdos con los detenidos, pero algunas de sus peticiones no fueron aceptadas por las autoridades ni por el fiscal 41º de Derechos Fundamentales, Víctor Maldonado, que estuvo presente desde que se inició la protesta.

Coincidencialmente cuando seis polisucres entraron a una de las celdas para entregarle a los detenidos la comida que les llevaron sus familiares se registró un apagón. Esa circunstancia fue aprovechada por los presos para someter a los funcionarios a quienes además de golpear les lanzaron orina que tenían guardada en envases. En la oscuridad cinco de los oficiales lograron salir del lugar, pero luego se percataron de que uno de ellos había quedado dentro y era el policía que tenía las llaves de todas las celdas.

Entonces los detenidos lo despojaron del manojo de llaves y comenzaron a abrir los cinco calabozos a los que les desprendieron las rejas que lanzaron por la escalera que conduce a la planta baja y de esa manera trataron de impedir que los policías subieran hacia donde ocurría el motín en el que participó una de las seis mujeres que están presas en ese organismo.

Ayer al amanecer los detenidos fueron sacados de las celdas y ubicados en el patio central del Coliseo, en La Urbina, donde están las celdas y otras dependencias de Polisucre. Los funcionarios inspeccionaron los calabozos para evaluar los daños ocasionados durante el motín. Hallaron un chuzo y descubrieron que los detenidos golpearon las paredes en un intento por fugarse.

Peticiones. Durante ocho horas los amotinados pidieron la presencia de los medios de comunicación; además, quieren que la comida que les llevan los familiares se las entreguen caliente, ir al baño y a la ducha con mas frecuencia, así como un día más de visita a la semana porque solo ven a sus parientes un día, y que esa visita se extienda a una hora, dijo el comisionado Willian Contreras, subdirector de Polisucre. Los negociadores negaron a los presos la exigencia de colocarles un televisor y de tener celulares para comunicarse con la familia.

Ángel Alvarado, secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía de Sucre, dijo que lo ocurrido en esas instalaciones es un capítulo más de lo que sucede en los cuerpos de seguridad del Estado, en los que hay hacinamiento de presos que deberían pasar solo 48 horas porque esos recintos no son centros penitenciarios y son solo de transición.

Las celdas de Polisucre tienen capacidad para albergar a 30 personas y actualmente hay casi 80. Explicó que cada 15 días solicitan celeridad en los procesos y cupo para los detenidos, al Ministerio del Servicio Penitenciario. “La respuesta es lenta o no la hay”, indicó. Agregó que cada vez la contestación tiende a ser más lenta y el problema no se resuelve.

El área de los calabozos quedó devastada. El piso está lleno de agua y es una mezcla de orine y excrementos. Las rejas arrancadas en los calabozos sirven de obstáculo en las escaleras que conducen al segundo piso, en el que se encuentran las celdas.

Motines y fuga
Este año los calabozos de Polisucre han sido escenario de fugas y motines. En septiembre el director de ese organismo, Manuel Furelos, anunció la fuga de 9 detenidos y la recaptura de 2 de ellos. La evasión ocurrió cuando los presos violentaron una reja y abrieron un boquete en la pared para ganar la calle. Uno de los evadidos es colombiano e indocumentado en su país y en Venezuela. Tenía año y medio esperando traslado a un penal.

En junio se originó un motín en el que los detenidos ocasionaron destrozos en las instalaciones y además intentaron fugarse. El conflicto comenzó una vez que la visita se fue porque los reclusos se negaron a ingresar a los calabozos.