• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

La historia del abuelo que murió en el Hospital Vargas tras ser desasistido

El llamado "Índice de la Calidad de Muerte" clasifica a los paises según sus servicios paliativos. ¿En qué países del mundo es mejor morir? | Foto: BBC Mundo

La auxiliar le habría pedido ayuda a Antonieta Caporales, directora del Hospital Clínico Universitario, pero la autoridad no respondió al auxilio de Gabriel | Foto: Referencia

Bomberos de Caracas no pudieron auxiliar al señor de 71 años de edad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un hombre de 71 años de edad falleció por negligencia en el en el Hospital Vargas la noche del pasado miércoles.

Una mujer pidió ayuda para Gabriel, el hombre de la tercera edad que no tenía familiares en Caracas.

La dama le llevó comida y unas sábanas al hotel ABC,  donde el “abuelo” pagaba Bs. 2.000 por su estadía en la habitación.

“Está escupiendo sangre”, dijo la mujer, quien había llamado a los bomberos, pero ese día no prestaron ayuda. Se conoció que Gabriel sufría de obesidad mórbida y no podía caminar sin un bastón, así lo publicó el portal Caraota Digital.

Los Bomberos de Caracas respondieron el teléfono al día siguiente. “¿El que está en el hotel de la Lecuna? Sí, conocemos el caso”, informó un uniformado.

“Señorita, nosotros solo contamos con seis ambulancias para toda Caracas. En los hospitales no hay camillas y la gente que aceptan debe quedarse en nuestras camillas hasta que consiguen cama. Por ejemplo, hoy tenemos solo cinco ambulancias porque una se quedó en el Pérez Carreño con el paciente en la camilla”, explicó el funcionario del cuerpo bomberil.

La auxiliar le habría pedido ayuda a Antonieta Caporales, directora del Hospital Clínico Universitario, pero la autoridad no respondió al auxilio de Gabriel.

El “abuelo” murió

“Yo estaba en el baño y escuché el grito. Salí y lo vi levantando los brazos y diciendo al cielo que lo recibiera”, indicó la dama, quien a su vez expresó que el llanto del hombre casi no la dejaba orar. Respiraba y calmaba el tono mientras reclamaba la injusticia de la situación.

La mujer aseguró que los especialistas no querían dar el acta de defunción.