• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“Mi hija me dice que no quiere crecer porque su papá ya no está”

Yiseth Torres tenía once años unida a Erixon Bossio Martínez | Jesús Ruiz

Yiseth Torres tenía once años unida a Erixon Bossio Martínez | Jesús Ruiz

Yiseth Torres perdió a su esposo el 12 de este mes. El policaracas Erixon Bossio Martínez recibió un tiro mientras estaba de servicio. El 19° funcionario ultimado en Caracas dejó huérfana a una niña de 5 años de edad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muerte la hizo reemplazar la cobijita que usaba para dormir por una camisa del papá. Ella, que tiene 5 años de edad, desde hace tres semanas no escucha las buenas noches de él y ahora sólo puede verlo en las fotos que conserva su mamá en el celular.

“A ella le gustaba oler las camisas de él, por eso cuando fuimos a la casa después de su muerte agarró la que se puso el día anterior y ahora la carga para arriba y para abajo”, dice Yiseth Torres, esposa del oficial de Policaracas Erixon Bossio Martínez, de 27 años de edad, asesinado el 12 de este mes cuando participaba en un operativo.

“La vida me dio un giro de 360 grados ese día”, afirma Torres, que mantuvo una relación de pareja con él desde los 17 años de edad. “Lo conocí en el liceo y desde ese momento sólo nos separamos una vez por dos años. Él siempre estaba pendiente de nosotras y a la niña le daba lo que pedía, aunque tuviese que trabajar doble”.

Cuenta que la pequeña ha dejado de comer y todas las noches pregunta por su papá. Familiares y maestras le han dicho que Bossio Martínez se fue al cielo junto con su abuela, pero para la niña esa explicación no es suficiente. “Dice que no quiere crecer más porque su papá ya no va a ver cómo se convierte en mujer. Quiere que él la lleve a la escuela y todos los días me dice que lo extraña”, expresa.

Estudios frustrados. El funcionario caído había prestado servicios en la unidad de motorizados a la Policía Metropolitana durante siete años. Tras la eliminación de ese cuerpo de seguridad en 2011 pasó a formar parte de la unidad de investigación de la Policía de Caracas y posteriormente lo trasladaron a la unidad de patrulleros de Antímano.

La esposa recuerda que Bossio Martínez era conocido por sus compañeros por la dedicación al trabajo y su astucia para salir ileso de enfrentamientos y operativos especiales. “Nunca llegó herido del trabajo. Desde que comenzó la matanza de policías él trataba de llegar más temprano y no solía portar el arma si no estaba de servicio”, manifiesta Torres.

El funcionario cursaba estudios en el Centro Universitario de Administración y Mercadeo desde hacía año y medio. De lunes a viernes acudía a esa institución con el fin de obtener el título de técnico superior en Administración, mención Recursos Humanos.

“Cuando estaba libre íbamos a la playa, al cine o a comer. Él trataba de pasar con su hija el mayor tiempo posible, jugaba con ella e incluso bromeaba con dejarme en la casa para que ellos se dieran una escapadita”, dice Torres, que asegura que Bossio Martínez era su esposo, su amigo y su apoyo.

La noticia. “¿Y qué pasó con la niña?”, fue el mensaje que Bossio Martínez dejó de responderle a su esposa. El 12 de marzo en la mañana la víctima había prometido buscar a su hija a las 2:45 pm en la escuela, pero al mediodía le avisó a la esposa que no podría ir a buscarla.

“Me dijo que le había avisado a su mamá para que le hiciera el favor, pero me quedé intranquila; le volví a escribir a las 2:43, pero no me respondió”, recuerda la mujer, que una hora después recibió una llamada de una familiar para avisarle de la muerte de su esposo.

Incrédula, llamó a un compañero de Bossio Martínez. Éste tuvo que hacer varias llamadas antes de saber del paradero de su amigo y finalmente le comunicó a Torres que estaba en el Hospital Pérez Carreño.

“Cuando llegué nadie quería decirme nada. Les pedí que me dijeran la verdad. Preguntaba una y otra vez dónde se encontraba mi esposo, hasta que uno de los compañeros allí me dijo que estaba muerto”, cuenta.

La esposa sufrió un ataque de asma, por lo que tuvieron que administrarle oxígeno y darle un calmante. “Me dije a mí misma que me tenía que calmar para poder verlo, y así lo hice. Sólo cuando lo vi en la morgue del hospital fue que lo creí”.

Los hechos

El funcionario 19° que fallece de manera violenta en Caracas fue asesinado mientras acudía al barrio San Pablito, presuntamente para capturar a dos delincuentes, el 12 de marzo a las 3:30 de la tarde. Esa fue la versión que le dieron a Yiseth Torres, esposa de la víctima. “Me dijeron que con él estaban tres funcionarios más y que cuando la moto de él se accidentó se prendió el tiroteo. Le dieron un tiro en la sien”.