• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

El hampa asalta abastos y camiones en busca de alimentos

A pesar del asalto, las colas continúan en el Día a Día de La Vega | Foto: Raúl Romero

A pesar del asalto, las colas continúan en el Día a Día de La Vega | Foto: Raúl Romero

En una semana fueron reportados siete casos en el oeste de Caracas y en el estado Vargas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viernes 9 de enero no fue un día grato para los empleados del supermercado Día a Día en La Vega. Durante toda la jornada el personal de Seguridad tuvo que regular la entrada de los clientes que hicieron largas colas en la calle Real, esperando para adquirir algún producto de la cesta básica. Al final de la intensa jornada, cuando se disponían a cerrar el local, cuatro delincuentes armados se abrieron paso a empujones, corretearon a la gente y golpearon a los seis trabajadores que permanecían allí.

Una cajera embarazada se refugió en la oficina del encargado. Pero uno de los hampones logró entrar allí luego de partir con la cacha de una pistola un ventanal de cristal. El hombre, enloquecido y cortado por los vidrios rotos, amenazaba con dispararle a la mujer si no lograba abrir la caja fuerte. Pero tuvo que desistir, pues la combinación solamente es conocida por los custodios del servicio que transporta los valores.

De inmediato, los delincuentes fueron por su segundo objetivo: la comida. Como iban en moto, solamente pudieron llevarse cajas de atún enlatado, sacos de harina Pan y azúcar refinada. También cargaron con un remanente de dinero en efectivo que quedaba en las cajas.

El asalto quedó grabado por las cámaras del local. El Cicpc también recabó numerosas evidencias que sugieren la acción de una banda de principiantes.

Ese mismo día, en Maiquetía, otro local de la misma cadena fue robado en condiciones similares. Así finalizó una semana en la que fueron reportados por lo menos 7 asaltos a expendios o a distribuidores de alimentos. Catia fue la parroquia donde los sucesos fueron más frecuentes. El martes pasado, por ejemplo, grupos de 15 personas sometieron al conductor y al ayudante de 2 camiones que distribuían confites y productos Bimbo, respectivamente, para luego llevarse a pie toda la mercancía.

Otro caso de importancia ocurrió el jueves a las 11:30 am en la calle Bolívar de Catia, donde una turba interceptó al carretillero de una distribuidora de embutidos y en cuestión de minutos desapareció 92 kilos de chorizos que iban a ser entregados a una charcutería.

El comisario jubilado de Cicpc José Cuéllar señaló que estos hechos son consecuencia de un “estado crítico” en cuanto a la disponibilidad de mercancías de la cesta básica. El exfuncionario descartó que lo robado en estos casos sea destinado al mercado negro, como era habitual en los robos de mercancías.

“La gente ahora piensa para qué revender estos productos si los vas a necesitar mañana. Están apertrechándose”, sostuvo.

Añadió que existen comerciantes y distribuidores de alimentos que están reservándose parte de las mercancías que reciben para repartirlas entre sus empleados y familiares. “Estamos llegando a un punto en que prefieren no vender”, afirmó.

Vigilancia compartida. Las colas se han reproducido de tal forma en torno a los comercios, desde horas tan tempranas, que las policías preventivas, la GNB y la Milicia no pueden velar por la seguridad de todos los clientes. Ante la situación la ministra de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, ordenó que el Cicpc inicie un plan de patrullaje alrededor de estos sitios en todo el país. Los agentes deberían estar en las calles a partir de las 3:00 am, indica una circular interna.

El lunes las delegaciones regionales fueron instruidas para conducir “operaciones de seguridad, vigilancia, patrullaje y de investigación penal, profilaxia de los ciudadanos extranjeros que se encuentren de forma irregular en el país, y control de armas y municiones en las adyacencias de los centros de distribución y abastecimiento de alimentos, públicos y privados”.

Como puntos de referencia se tomarán en cuenta el sistema de cuadrantes diseñados para el patrullaje preventivo. Cuéllar indicó que estas labores no son competencia del Cicpc, que es una policía de investigación criminal, no preventiva.

“Es una forma de descalificar a una institución creada para otros fines, pero también de menospreciar a otros organismos. Se dieron cuenta de que la PNB no está funcionando”, advirtió.