• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Detenida pareja por fingir secuestro en Charallave

Dos estudiantes supuestamente simularon que los habían plagiado para obtener dinero de uno de los padres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Agentes de la División Antiextorsión y Secuestros de la policía judicial detuvieron a una pareja de universitarios señalada de fingir que fueron víctimas de un plagio con el fin de obtener dinero de sus familiares.

Los detenidos fueron identificados como Yennifer Hernández y Sergio Azuaje, de 25 y 23 años de edad, respectivamente. Ambos eran buscados desde el viernes a las 6:00 pm cuando supuestamente fueron secuestrados en Guarenas.

Los captores llamaron a la madre de una de las víctimas el propio viernes y exigieron el pago de 60.000 bolívares. Un hermano de Hernández denunció la situación ante la policía esa misma noche.

Posteriormente las negociaciones se desarrollaron a través de mensajes de texto y un diálogo telefónico. Con la negociación se pactó un pago total de 30.000 bolívares.

El dinero fue entregado a un hombre en la plaza Bolívar de Charallave. Cuando salía del lugar fue apresado por unos agentes que vestían de civil, que lo identificaron como Luis Itriago González.

El detenido supuestamente reveló después que buscaba el dinero por mandato de Hernández e indicó dónde estaban las personas, hasta ese momento tenidas por víctimas.

Fuentes policiales indicaron que Hernández y Azuaje quedaron detenidos al descubrirse inconsistencias entre sus relatos y los registros de sus teléfonos. El caso pasó de ser un secuestro a una simulación de hecho punible.

Corrieron por sus vidas. En Vargas dos adolescentes, uno de ellos hijo de un oficial de Polinacional, escaparon de los hombres que los habían secuestrado en Guarenas.

Los jóvenes, estudiantes de 16 y 17 años de edad, respectivamente, fueron capturados por cuatro hampones cuando entraban a un edificio de la urbanización Araguaney, en la entrada a la autopista Rómulo Betancourt, el viernes en la tarde.

Desde allí fueron llevados en un vehículo hasta el centro comercial Costa del Sol en Caraballeda, donde supuestamente aprovecharon un descuido de los captores para correr hacia la playa.

Las víctimas continuaron la huida hasta que hallaron a una comisión de Polivargas que hizo los arreglos para devolverlos a sus padres. En este lapso los plagiarios habían exigido el pago de Bs 150.000.