• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

4 funcionarios de la PNB estuvieron 12 horas de rehenes

 Autoridades del Ministerio de Servicio Penitenciario, MP y Defensoría del Pueblo negociaron el fin del conflicto con los detenidos | Foto: Alex Delgado

Autoridades del Ministerio de Servicio Penitenciario, MP y Defensoría del Pueblo negociaron el fin del conflicto con los detenidos | Foto: Alex Delgado

Los 150 presos del retén ubicado en Boleíta levantaron la protesta ayer luego de que les aprobaran traslados a Rodeo II y Rodeo III

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Yenny Álvarez fue una de las mujeres que estuvo más de 12 horas a la intemperie ayer en las afueras de la sede de la Policía Nacional Bolivariana, ubicada en Boleíta, para respaldar la protesta que desde el interior del retén realizaba su esposo junto con otros 149 detenidos, quienes tomaron como rehenes a cuatro funcionarios policiales. 

El conflicto, que surgió para exigir traslados y denunciar las condiciones de hacinamiento y la falta de agua potable, fue levantado ayer pasadas las 4:00 pm cuando a los reclusos les confirmaron que un primer grupo de 40 sería traslado para los penales Rodeo I y II.  Fue en ese momento que dejaron en libertad a los 4 funcionarios que tuvieron en situación de rehenes por más de 12 horas.

De acuerdo con la versión que dieron los familiares de los detenidos, a las 4:00 am aproximadamente, los policías bajaron a las celdas para llevar a los reclusos al baño, estos forcejearon con los funcionarios, tomaron el control de la sede policial y los mantuvieron secuestrados. 

Con suéteres, franelas y paraguas, las mujeres, madres y esposas de los presos, hicieron una barricada para impedir el paso de vehículos y de transeúntes por la vía de acceso a la calle Capitolio de Boleíta Norte. La petición era la misma dentro y fuera de la comisaría: la única manera de levantar la protesta era que se concretaran los traslados a centros penitenciarios.

“Mi esposo tiene 5 meses detenido en condiciones infrahumanas. Está enfermo con amibiasis y comparte la celda 1 con 27 hombres. Desde que está aquí no ha tenido visita conyugal y duerme en el suelo porque no tienen colchoneta. Ellos piden que llegue un autobús y saquen al menos al 50% de los 150 presos que ya están sentenciados”, dijo la mujer.

Negociación. Mientras los cuatro funcionarios estaban como rehenes, se presentaron al lugar representantes de la Defensoría del Pueblo, pastores evangélicos, el director de seguridad y custodia del Ministerio de Servicio Penitenciario, Wilmer Apóstol, el fiscal 14 del Área Metropolitana de Caracas, Víctor Blanco, y el director de la PNB, Manuel Pérez Urdaneta, para establecer una mesa de negociación con parientes de los reclusos.

En la negociación acordaron el traslado de 40 presos y mejorar las condiciones de los que quedarán en el retén de detención preventiva, mientras se consiguen otros cupos. 

Desde hace tres años, el Ministerio de Servicio Penitenciario estableció un sistema de cupos para autorizar el ingreso de presos con condena a penales, con el fin de reducir la sobrepoblación de esas instalaciones, aun cuando el traslado a cárceles es una potestad de los jueces de control. Sin embargo, este esquema ha trasladado el hacinamiento a los centros de detención preventiva, como las comisarías policiales. Según datos del Observatorio Venezolano de Prisiones de 2014, por lo menos 12.000 detenidos están recluidos en calabozos que no tienen capacidad para custodiar y mantener detenidos por largos períodos.