• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Sea Scout halló avioneta en la que iba Vittorio Missoni

Vittorio Missoni y su esposa Maurizia Castiglioni | AP

Vittorio Missoni y su esposa Maurizia Castiglioni | AP

La encontraron ayer en la madrugada al suroeste del cayo Carenero del archipiélago Los Roques

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer en la madrugada un submarino autónomo guiado por tripulación del buque Sea Scout localizó los restos de la avioneta siglas YV2615 desaparecida el 4 de enero y en la que iba el empresario de la moda italiano Vittorio Missoni, su esposa y cuatro personas.

La información fue confirmada por la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz. Indicó que la avioneta es un Islander BN2 y está a 76 metros de profundidad. De acuerdo con datos extraoficiales, se encuentra al suroeste del cayo Carenero.

La nave se fue a pique poco después de despegar del aeropuerto de Gran Roque con destino a Maiquetía. La pilotaba el capitán Hernán Marchán y el copiloto era Juan Carlos Ferrer. Como pasajeros, además de Missoni, iba su esposa Maurizia Castiglioni, Guido Foresti y Elda Scalvenzi.

El rastreo del aparato fue hecho por el buque de bandera estadounidense Sea Scout, el mismo que la semana pasada encontró los restos del Let 410 de Transaven, caído al sur del mismo archipiélago en enero de 2008.

Las labores fueron supervisadas por el fiscal nacional con competencia en materia aeronáutica José Gregorio Morales.


Reflotar las naves. El Sea Scout posee un submarino teledirigido equipado con sonar y cámara de última generación. El representante de la organización Rescate Humboldt, Enrique Martín, señaló que esta fue la misma tecnología utilizada para la búsqueda y revisión del fondo marino donde estaban los restos del Titanic.

El uso de esta embarcación fue posible gracias a un acuerdo entre los gobiernos de Italia y Venezuela para cancelar por partes iguales los 4 millones de dólares que cuestan el alquiler de los equipos y el trabajo de la tripulación.

En ambos siniestros hubo víctimas italianas. En el caso del bimotor de Transaven los esfuerzos de búsqueda llevados a cabo en 2008 con buques de la Armada fueron infructuosos pues no se disponía de los equipos adecuados. Martín recordó que uno de los sonares se perdió al romperse la guaya que lo conectaba con la embarcación.

La primera tarea encomendada al Sea Scout fue encontrar los restos del Let 410 de Transaven. La búsqueda se orientó tomando en cuenta factores como las coordenadas de la última transmisión radial y el sentido de la corriente marina.

La ubicación se logró el 19 de junio. La aeronave cayó hasta un fondo arenoso a 974 metros de profundidad en un sector al sur de la barrera coralina del archipiélago y hacia el oeste del sitio, donde la tripulación, conformada por el capitán Esteban Bessil y el copiloto Osmel Ávila, se reportaron por última vez.

Martín dijo que será más sencillo reflotar los restos del Islander que los del Let 410 hundido en 2008. En ambos casos podrían utilizar globos que se adhieren al fuselaje, pero antes se requiere analizar con detalle el estado de las aeronaves pues podrían deshacerse en la maniobra.

En el caso de la avioneta de Transavan, debido a la profundidad los globos tendrían que ser llevados por un aparato a control remoto. Esto dificulta la operación. Sólo después de haber sacado los restos será posible continuar las pesquisas judiciales relacionadas con las causas de ambos siniestros.

Luego de revisar una ampliación de la foto del bimotor de Transaven divulgada por la titular del Ministerio Público, Martín concluyó que el piloto amerizó con una puerta de emergencia abierta, que a su vez chocó contra las aspas del motor derecho. Esto habría ocasionado que el interior del fuselaje se anegara con tanta rapidez que los pasajeros y la tripulación, probablemente aturdidos por el golpe, murieron ahogados. Sostuvo que si esa puerta hubiese estado cerrada, el aparato habría permanecido en la superficie.

La avioneta, sin embargo, quedó casi íntegra. Martín indicó que el cadáver del copiloto salió por una de las ventanas y fue hallado días después del siniestro en aguas al norte de Adícora, estado Falcón. 

En esta avioneta iban como pasajeros Karina Ruiz, Isa Rodríguez, Alexander Niermann, Patricia Alcalá, Bruna Guernieri, Paolo, Sofía y Emma Durante, Stefano Fragioni, Fabiola Nápoli, Annalisa Montanati y Rita Kalammari Rindina. Ocho de ellos tenían pasaporte italiano.

El buque Sea Scout podría ser usado para ubicar los restos de por lo menos otras ocho aeronaves que están en las costas de Vargas. Entre ellas, las de las líneas Viproca y Chapi Air. No obstante, los costos serían altos.