• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

La familia del psiquiatra no se explica por qué lo atacaron

Entre sus logros personales estaba el haber sido socio cofundador de la Clínica Santa Sofía

Entre sus logros personales estaba el haber sido socio cofundador de la Clínica Santa Sofía

El Cicpc citó a declarar a los pacientes que estaban anotados en la agenda del médico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

INSEGURIDAD Le robaron la cartera, el teléfono celular y las tarjetas de crédito
En el velorio del psiquiatra Mauro Villegas, hallado muerto en su consultorio de la clínica Santa Sofía el martes en la noche, familiares y amigos comentaban entre ellos que aún no entienden cuáles fueron las razones que tuvieron los delincuentes para asesinarlo.

Álvaro Villegas, hermano de la víctima, explicó que la secretaria trabajaba con él de 7:00 am a 7:00 pm, pero que solía salir a las 6:50 pm para tomar el transporte de la clínica hasta la estación del Metro.

“Ese día ella se marchó, y quedó una paciente y un hombre joven que estaba sentado aparte, que nunca lo había visto. Estaba como en una silla alejado de la señora”, relató el hermano. Presumen que esta persona es uno de los implicados en el crimen y que posiblemente esperó a que saliera de la consulta la última persona y avisó al cómplice para que entrara al consultorio.

El Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas citó para declarar a los pacientes que estaban anotados en la agenda que llevaba la asistente pues la idea es determinar quiénes fueron las últimas personas que tuvieron contacto con el psiquiatra antes de que lo mataran.

“Para nosotros ha sido muy difícil de asimilar porque él era un hombre muy querido que además ayudaba a la gente. Si no tenían para pagar la consulta, él los atendía y dejaba que le pagaran después. Ayudó durante muchos años a muchas personas”, dijo Villegas.

Una trayectoria reconocida

En la capilla en la que se realizó el velorio del médico había por lo menos 35 coronas florales enviadas por amigos y distintas organizaciones médicas del país que se solidarizaron con los familiares del médico.

Entre sus logros personales estaba el haber sido socio cofundador de la Clínica Santa Sofía y también fundó un hospital psiquiátrico en San Francisco de Macairima, en el estado Guárico.

Una de sus hijas, Mabel Villegas, aseguró que su padre fue uno de los psiquiatras venezolanos que organizó esta especialidad médica en bibliografía local y fue profesor de la Universidad Central de Venezuela durante muchos años. Además, fue presidente de la Sociedad Latinoamericana de Psiquiatría.

“En todos los años que Mauro atendió su consulta en la Santa Sofía, jamás hubo una situación conflictiva ni con el personal, ni con los pacientes, que haya podido propiciar la situación actual. Era más bien generoso con los aquejados y con todas las personas que conocía. A él lo que le importaba era que se curaran”, expresó el hermano del médico asesinado.

Los familiares afirmaron que policialmente hablando no hay ningún elemento novedoso que pueda arrojar más información en relación con el crimen.

“La policía está haciendo su trabajo. Él solía trabajar mañana y tarde en la clínica y evidentemente las personas que ingresaron al consultorio esperaron a que se quedara solo. Lo que no sabemos es con qué fin porque en ese lugar no había ningún objeto de valor como para que tuviesen interés en robarlo”, expresó Villegas.

El psiquiatra era el segundo de siete hermanos, pero es la primera vez que la familia pierde a uno de sus miembros en un hecho de violencia. Además de su esposa dejó seis hijas hembras.

“Toda esta situación nos tiene muy confundidos y es, por ende, muy difícil de aceptar y nada fácil de compartir. Sin embargo, hemos recibido muchas muestras de solidaridad porque Mauro era un hombre muy querido”, señaló Álvaro Villegas.

El personal de la clínica aún no asimila lo que sucedió. Algunos empleados, que prefieren mantener sus nombres en resguardo, señalaron que ahora temen quedarse en el centro hasta altas horas de la noche pues temen que se registren otros hechos delictivos.

Por los momentos el consultorio del doctor Villegas permanece cerrado pues no se descarta que la policía judicial acuda una vez más a realizar otra inspección y a conversar con los médicos de consultorios aledaños, para descartar si alguno de los especialistas que atienden consultas en ese piso haya podido ver entrar o salir a los dos sospechosos que aparecen en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del centro asistencial.

El entierro del psiquiatra se realizó ayer a las 4:00 pm en el cementerio de La Guairita, y entre los presentes estaban su esposa, familiares y amigos más allegados.

Pesquisa

La División contra Homicidios del Cicpc trabaja ininterrumpidamente para capturar a los homicidas del psiquiatra Mauro Rafael Villegas Aguilera, de 72 años de edad, asesinado el martes en su consultorio de la clínica Santa Sofía.

Se pudo conocer que los autores del crimen se hicieron pasar como pacientes que necesitaban ser atendidos con urgencia. Los investigadores tratan de determinar qué ocurrió una vez que los hombres entablaron conversación con el médico. Luego de ultimarlo los delincuentes lo despojaron del celular, la cartera y una chequera.

Parte de la pesquisa que adelantan los investigadores se orienta a establecer si Villegas Aguilera conocía a sus victimarios, además de determinar el móvil del homicidio pues les extraña que los delincuentes sólo hayan ido para apoderarse de las pertenencias del psiquiatra. En el consultorio no se hallaron evidencias de que los homicidas hubiesen registrado las gavetas u otros muebles en busca de dinero u objetos de valor. Presumen que el robo fue un ardid para despistar a la policía judicial en relación con la verdadera motivación de la muerte del profesional de la Psiquiatría.

Los homicidas están identificados mediante los videos grabados por las cámaras de seguridad de la clínica. Los investigadores del Cicpc continúan entrevistando a los integrantes del entorno laboral, social y familiar para llegar a una conclusión.

A Villegas Aguilera lo estrangularon con un cable de teléfono y le dieron golpes en la cabeza con un objeto contundente. la autopsia reveló que la muerte fue por asfixia.