• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

La familia Cova Medina lleva 11 años buscando a hija desaparecida

El padre de Linnette Cova cree que Cicpc no resolvió el caso porque el esposo de ella se suicidó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Harold Cova hace votos porque las FARC lleguen a un acuerdo con el Gobierno de Colombia para que se decrete la paz. Tiene cifradas sus esperanzas en que su hija desaparecida esté entre los secuestrados en la selva de San Camilo.

Desde diciembre de 2001 vive la incertidumbre de no saber si la tercera de sus 5 hijas, Linnette Verónica Cova Medina, de 26 años de edad, está viva o muerta.

El 30 de noviembre de ese año, la joven, que había culminado sus estudios de Administración, le anunció a su madre que pasaría el fin de semana en la casa de una amiga en Caraballeda. En realidad iba al aeropuerto de Maiquetía a buscar a su esposo, Aníbal Franco López, de 31 años de edad, que venía de Porlamar.

El padre de ella consideraba que Franco era un mitómano, pues se presentaba como agente encubierto de un organismo norteamericano.

A las 4:00 pm de ese día, Linnette salió de su casa en Santa Paula en la camioneta Ford Explorer de su papá. Desde entonces no volvieron a saber de ella. Ni el Cicpc ni el GAES de la Guardia Nacional han podido despejar la incógnita en 11 años.

Harold Cova cree que la piedra de tranca para el Cicpc fue el suicidio de Franco López, persona clave en la investigación. El 6 de diciembre de 2001 su cadáver fue hallado dentro de un carro en la playa La Caranta, en Pampatar. Se hizo un disparo con una pistola de su hermano José Manuel, y por eso Cova pidió a la policía que también investigara a éste.

La llamada. El 2 de diciembre de 2001, en la casa de Aura Medina se recibió una llamada que hizo un hombre que pidió hablar con la "señora Aura" y cuando ésta atendió se desmayó. Una hermana tomó la bocina. La comunicación duró 9 minutos. El individuo anunció que Linnette estaba secuestrada, y para liberarla exigió 60.000 bolívares. Recomendó no llamar a la policía.

Cova se convirtió en un investigador por su cuenta. Se enteró de que su hija desde su celular hizo dos llamadas a su esposo, y luego éste utilizó el teléfono de ella para llamar a Porlamar a Ana Merentes la mujer con quien tenía programado casarse.El padre de Linnette pidió ayuda en varias instancias. Escribió cartas al presidente Chávez sin obtener respuesta. "La policía no va a averiguar nada porque ha sido rebasada por el crimen.

He dejado esto en manos de Dios", lamenta.

Cova ha recorrido el país y colocado afiches con la foto de su hija. Ha ido a Colombia, parte de Brasil y Aruba, sin resultados. La única respuesta la tuvo de un barinés que le informó que había visto a una joven de características fisonómicas similares a las de su hija, que tiene el tatuaje de un dragón con el nombre de Aníbal.

Cova pasó tres meses visitando Barinas, tres veces por semana. No pudo ver a la mujer que supuestamente siempre estaba acompañada de cuatro personas en un viejo Malibú blanco.