• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Una espiral de criminalidad en el centro comercial

En el Unicentro El Marqués se han acumulado 20 denuncias de hechos delictivos en sus instalaciones durante los últimos nueve meses

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El doble homicidio reportado ayer durante el asalto a una joyería en el Unicentro El Marqués no fue un hecho casual. En realidad es la consecuencia de un proceso de creciente criminalidad en esas instalaciones que ha acumulado 20 denuncias ante la policía judicial durante los últimos 9 meses. El promedio mensual de más de 2 delitos sugiere que la actividad de los delincuentes es más intensa allí, toda vez que los pequeños hurtos y arrebatones generalmente no son informados a las autoridades.

En marzo de este año el vehículo de un empleado del Gobierno de Miranda fue desvalijado durante una madrugada en el estacionamiento del centro comercial. En 2012 fueron denunciados algunos casos de hurtos de vehículos en esas mismas condiciones.

El siguiente mes el hampa se hizo más audaz. El 11 de abril a la 1:00 pm dos hombres armados irrumpieron en una venta de electrodomésticos para llevarse dinero en efectivo. Dos semanas después, el 25 de abril, robaron a mano armada una venta de celulares y cargaron con 15 aparatos.

Entre las víctimas del centro comercial este año figuran clientes, dueños de locales e inclusive despachos administrativos. El 29 de noviembre hampones irrumpieron en un local del sótano para robar 48.000 bolívares en efectivo.

El condominio del centro comercial ha tomado medidas para mitigar la acción delictiva. La principal vulnerabilidad viene de toda la actividad que se genera en la fachada de la avenida Francisco de Miranda. Esto obligó a clausurar una de las entradas para peatones, pero aún queda abierta la puerta que conecta con la estación La California del Metro. De allí sale una importante porción de la clientela del centro comercial, pero también de los ladrones que van a robar.

El incremento en la violencia y frecuencia de los delitos se hizo evidente a partir de septiembre. En los últimos tres meses se acumuló la mitad de las denuncias sobre robos y hurtos en ese centro comercial. El último caso antes del asalto al comercio de joyas fue denunciado el jueves 5 de diciembre, cuando hurtaron el equipo de sonido de un Chevrolet Corsa. Dos días antes, en el mismo estacionamiento, abrieron otro vehículo para llevarse una computadora portátil.

En noviembre fueron reportados allí tres asaltos a locales y el robo a un cliente en el estacionamiento, a plena luz del día, para despojarlo de sus cadenas y teléfonos celulares.

Miembros de la vigilancia del centro comercial se refirieron, además, acerca de la existencia de focos de desorden generados por adolescentes en dos plazoletas internas, ubicadas respectivamente en una de las puertas del cine y frente al automercado. Debido a las restricciones que imponen las leyes, estos jóvenes sólo pueden ser expulsados de la instalación. Al poco tiempo regresan.

Por otra parte, este año han sido frecuentes los asaltos a joyerías en centros comerciales. Con el caso de ayer van 9 reportados desde junio en Caracas. En una incursión el 19 de agosto en el Metrocenter Capitolio fueron afectados tres locales de este ramo.