• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

En siete escuelas de Sucre negaron plagio de niños

Un grupo de personas protestó el martes contra el presunto robo de niños en escuelas |  ÁLEX DELGADO

Un grupo de personas protestó el martes contra el presunto robo de niños en escuelas | ÁLEX DELGADO

Los profesores lamentaron que la ola de rumores del martes causó temor en los padres, representantes y en la población estudiantil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Autoridades de siete instituciones educativas del municipio Sucre negaron que alguno de los alumnos de sus respectivos planteles haya sido víctima de un secuestro, tal y como se denunció el martes durante la protesta de motorizados registrada en la redoma de Petare.

Directivos, maestros y representantes de las instituciones consultadas lamentaron que la ola de rumores respecto al rapto de niños causara confusión y temor en la población estudiantil e inasistencia escolar, sobre todo entre los alumnos de educación inicial y primaria.

“En 26 años nunca antes había sucedido nada similar. Hubo pánico y mucho ausentismo escolar”, dijo la profesora Argelia Monterola, del colegio Raúl Leoni en el sector Paulo VI, uno de los colegios que las personas mencionaron como uno en los que ocurrió un hecho similar, cuando el martes trancaron la redoma de Petare con pancartas en rechazo al presunto robo de niños. La docente negó el rumor. Ningún niño de esa institución ha sido secuestrado.

En otros planteles se repitieron las escenas de angustia por los falsos rumores. “Algunos padres vinieron alarmados a buscar a sus hijos, pero las clases y las actividades se mantuvieron como de costumbre”, aseguró la profesora Violeta de Cartaya, del Colegio Madre del Divino Pastor, en el Marqués. “El transporte privado que hace la ruta hacia Petare, La Urbina, Palo Verde y Parque Caiza se fue vacío el martes porque los padres prefirieron venir a buscarlos personalmente. Ayer se volvió a la normalidad”, indicó Errol Milazzo, subdirector del Colegio Bolívar y Garibaldi, también en El Marqués.

En ninguno de los siete institutos señalados por los manifestantes se han tomado medidas extraordinarias de seguridad. Las unidades educativas señaladas fueron las siguientes: Raúl Leoni y Doctor José de Jesús Arocha, en Petare; los colegios Bolívar y Garibaldi y Madre del Divino Pastor, en El Marqués; la unidad Luis Beltrán Prieto Figueroa, de Los Dos Caminos, y el Centro de Educación Inicial y la Unidad Educativa Antonio Ortega Ordóñez, ambos en Palo Verde. Las autoridades del Colegio Madre del Divino Pastor redactaron una circular con el fin de reiterar las recomendaciones para reforzar la seguridad durante la llegada o salida del alumnado.

María Teresa Curiel, presidente de la Cámara Venezolana de Educación Privada, desestimó la necesidad de adoptar nuevas estrategias pues ningún caso es real.

“Hasta ahora se mantienen las medidas de seguridad acostumbradas. No es necesario hacer llamados porque no hay elementos para hacerlo. No queremos contribuir con la paranoia colectiva”, dijo.

Alexis Ramírez, de Fenasopadres, aseguró que no es necesario el refuerzo de la seguridad. Recordó que en todos los planteles debería exigir un registro de los nombres de las personas autorizadas para retirar a los niños que así lo requieran.

Carlos Ocariz, alcalde del municipio Sucre, rechazó las acusaciones del presidente Nicolás Maduro, quien lo responsabilizó de la campaña sobre el secuestro de niños en la jurisdicción.

“Nosotros no estamos aquí para generar campañas y mucho menos para afectar la tranquilidad de las madres venezolanas”.

Ocariz recalcó que su despacho fue el primero en informar que ni en Polisucre ni en la Dirección de Seguridad Ciudadana se habían recibido denuncias sobre el secuestro de niños, cuando ni siquiera el Ministerio de Interior, Justicia y Paz había fijado posición al respecto.


Detuvieron a una mujer por difundir rumor
La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, informó que ayer fue detenida una mujer de nacionalidad ecuatoriana que colocó una denuncia falsa en el Ministerio Público sobre el plagio de su hijo y posteriormente confesó que había recibido un pago para hacerlo.

Precisó que la mujer, identificada como Carmen Janeth Briones, denunció que tres personas que se trasladaban en una camioneta verde sin placas la amenazaron con un punzón y le arrebataron a su hijo de cuatro años, cuando se dirigía al colegio Lya Imber de Coronil en el municipio Chacao.

Ortega dijo que para investigar el caso fueron comisionados los fiscales 97º y 98º auxiliares del área metropolitana de Caracas, Ronny Osorio y Daniel Gómez, respectivamente. Agregó que que una vez que se inició la investigación y se encontraron en el colegio, los fiscales, la directora del plantel y el cónyuge de la denunciante se percataron de que se trataba de un hecho inventado por Briones.

La fiscal destacó que en vista de la situación Briones fue detenida y trasladada a la Subdelegación del Cicpc de Chacao, y luego de ser interrogada admitió que le habían pagado para que hiciera un escándalo mediático en los colegios y en otros espacios. También le realizaron una revisión corporal y le incautaron 17.000 bolívares en efectivo, que se presume es parte del pago.

Tarek William Saab, defensor del pueblo, también negó la existencia de denuncias sobre el secuestro de niños. William Castillo, presidente de Conatel, anunció sanciones a los medios que difundan rumores y falsas informaciones sobre el rapto de niños en el país.


Sentido común
La psicóloga Cristal Palacios recomendó una serie de tips para evitar caer en los rumores. Invitó a las autoridades a verificar la información con apoyo de líderes comunitarios.
·        Verificar de toda la información antes de difundirla.
·        Fortalecer los canales de diálogo con los maestros y personal de las escuelas.
·        Vigilar que los mecanismos de seguridad interna y resguardo se cumplan.
·        Se pueden establecer redes de contacto entre padres y maestros.
·        Evitar la divulgación de información personal a través de las redes.
·        Identificar las fuentes de información confiables en la comunidad.