• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Cinco dudas en la muerte de Serra que no aclaró la investigación

La puerta de la vivienda del diputado nunca fue violentada por sus homicidas. A un año del crimen el acceso a la casa es distinto | Foto: William Dumont

La puerta de la vivienda del diputado nunca fue violentada por sus homicidas. A un año del crimen el acceso a la casa es distinto | Foto: William Dumont

La tesis del gobierno sobre la existencia del paramilitarismo detrás del homicidio contradice hechos concretos. “Hay una serie de errores que no se cometería en un caso de sicariato”, precisó el criminólogo Javier Gorriño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A un año del asesinato del diputado a la Asamblea Nacional Robert Serra y de su asistente María Herrera, persisten cinco interrogantes que, en opinión de especialistas, sugieren inconsistencias en el desarrollo de la investigación fundamentada en el móvil del sicariato planificado desde Colombia argumentado por las autoridades.

La versión del gobierno según la cual detrás de la planificación del crimen del parlamentario están los paramilitares, se contradice con los hechos y genera hipótesis y dudas: ¿Están los colectivos implicados en el doble homicidio?, ¿al diputado lo mataron solo para robarle el dinero en efectivo, el M16 y el fusil R15 que sustrajeron de su vivienda?, ¿un enemigo del líder político quiso matarlo por venganza?; ¿es la muerte de Serra un crimen pasional?

Desde las primeras horas posteriores al suceso ocurrido el 1º de octubre de 2014 a las 9:30 pm aproximadamente en el interior de la vivienda del parlamentario, casa número 120 entre las esquinas de San Pascual, Nazareno y San Fernando, en La Pastora, el caso tuvo una particular complejidad con procedimientos inusuales.

Si bien las pesquisas debía realizarlas el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, el Sebin las asumió de inmediato al retirar los registros de las cámaras de video de la vivienda del diputado y de comercios aledaños.

En segundo lugar, el 15 de octubre el presidente Nicolás Maduro informó en cadena nacional sobre el doble asesinato, y dio nombres de presuntos implicados y sospechosos que para ese entonces no habían sido detenidos, acción que violó el artículo 286 del Código Orgánico Procesal Penal que establece que la investigación está reservada para terceros. En esa cadena, el mandatario mostró dos videos que contradicen la propia versión gubernamental del sicariato. Uno de los materiales audiovisuales es el testimonio que el jefe de escoltas del diputado, Edwin Torres, habría dado, y un video en el que se ven huyendo de la vivienda los implicados en el crimen con varios objetos en las manos. La tercera duda aparece luego del análisis de los videos que fueron evaluados por especialistas en seguridad, entre ellos el criminólogo y ex funcionario del extinto Cuerpo Técnico de Policía Judicial, comisario Javier Gorriño, ratifican que se trata de un crimen cometido por el hampa común y no por delincuentes organizados.

Gorriño añade una cuarta duda con respecto a la saña con que mataron al diputado.

“Tanto el protocolo de autopsia como el levantamiento del cadáver indican que hay puñaladas no mortales que se hacen en crímenes pasionales o para someter a la víctima a que dé una información, como por ejemplo preguntar ¿dónde está el dinero? Torres, según indicó en el video, en la conversación que tuvo con el Colombia le dijo que estaba discutiendo por teléfono con el diputado y que cuando el colombiano le propuso joderlo, cayó en la tentación. “Hay muchas especulaciones que no se pueden afirmar, pero queda claro que hay una serie de errores que no se cometerían en un caso de sicariato”, precisa Gorriño.

En las supuestas declaraciones del jefe de escoltas del diputado, transmitidas en cadena nacional, Torres habría asegurado que ingresó en la vivienda del diputado al violentar la cerradura. Sin embargo, horas después del crimen en la reja, ni en la puerta de madera, que había para ese entonces, se vieron signos de forcejeo. Doce meses después esa casa, que vecinos aseguran está desocupada, tiene otro aspecto. Su fachada luce una puerta blanca.

Caso politizado
3 de octubre de 2014
El presidente Nicolás Maduro dijo que tenían identificados a los presuntos asesinos. Se refirió a una banda organizada de paramilitares y calificó el caso de sicariato. El principal sospechoso: Leiver Padilla, alias el Colombia.

15 de octubre de 2015
El presidente Nicolás Maduro presentó, en cadena nacional, unos videos en los que se observa cómo los implicados en el crimen huyeron de la vivienda del diputado después del doble homicidio.

30 de octubre de 2014
La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció la detención de 10 personas por el doble homicidio, y otras 4 identificadas con órdenes de captura

2 de noviembre de 2014
El Colombia es detenido por autoridades colombianas en Cartagena.

30 de mayo de 2015
El Colombia es extraditado a Venezuela. Lo trasladaron a la sede del Sebin, en El Helicoide, Caracas

2 de junio de 2015
Maduro señaló a Julio César Vélez, ex concejal de Cúcuta, como el autor intelectual del crimen y de haber financiado el hecho, y aseguró que Vélez condujo, asesoró, pagó y garantizó todos los pasos para el asesinato de Robert Serra.