• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Una docente murió cuando rescataba su carro robado

Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) / Álex Delgado

Una funcionaria del Cicpc-Carabobo resultó herida durante la recuperación del vehículo / Álex Delgado

El hecho se produjo en el sector de las canchas de Ruiz Pineda, en el sur de Valencia, el martes en la noche

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Zuleima de Rondón, de 43 años de edad, resultó muerta cuando acudía el martes a las 11:00 pm a tratar de rescatar su vehículo en la zona de las canchas de Ruiz Pineda, en el sur de Valencia, que le habían robado a las 7:00 pm en el sector La Romana de la capital carabobeña.

Rondón, que se desempeñaba como profesora de inglés, recibió una llamada de los delincuentes que le solicitaron, primero, 15.000 bolívares por devolverle su carro, y luego le bajaron la cifra a 10.000 bolívares, según versiones de sus familiares que declararon en las puertas de la morgue.

Ya la profesora había puesto la denuncia ante la Policía y al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas en la región.

Fue así cómo Zuleima de Rondón decidió ir al sitio que los delincuentes le indicaron, junto con una comisión del Cicpc, su esposo y dos muchachos amigos de sus hijos.

Al llegar al lugar y percatarse de que efectivamente estaba allí su vehículo, un corsa, fueron sorprendidos por un tiroteo que causó la muerte de la docente e hirió a los dos amigos de sus hijos y a una funcionaria del Cicpc. A uno de los jóvenes la bala se le alojó en su columna vertebral y lo operaban ayer al mediodía en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera de Valencia.

Florencia Escobar, madre de Zuleima de Rondón, relató que la situación es confusa y que desconocen mayores detalles acerca de cómo se produjo el ataque. Dijo que su hija dejó dos hijos huérfanos: uno de 23 años de edad y otro de 20 años de edad, y agrego que su yerno resultó ileso.

“Esto pasa todos los días. Hoy nos tocó a nosotros; es el pan de cada día y no pedimos nada porque sabemos que aquí no hay justicia”, dijo su cuñada, Sofía Rondón, visiblemente conmovida.