• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

De un disparo mataron a empleado de Corpoelec

Néstor Blanco, familiar de la víctima, lamentó la inseguridad del país | Foto Antonio Rodríguez

Néstor Blanco, familiar de la víctima, lamentó la inseguridad del país | Foto Antonio Rodríguez

2 hombres le pidieron el celular y después de entregarlo el parrilero le dio un tiro, en La Pastora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un empleado de Corpoelec fue asesinado de un disparo luego de que le entregara su celular a 2 delincuentes que se lo pidieron y que iban en una moto por los alrededores de la plaza de La Pastora, ayer al mediodía.

Ramón Porras Benítez, de 28 años de edad, iba como copiloto en una unidad identificada de la compañía eléctrica, y junto con el conductor se dirigían a hacer un trabajo en esa parroquia. Debido a la hora, en la zona había congestionamiento de vehículos.

Porras Benítez, operador de electricidad, tuvo que hacer una llamada con su celular y segundos después se le acercó una moto en la que iban  los 2 hombres que le pidieron el teléfono. A pesar de que les entregó el celular, el parrillero le disparó en el costado derecho y murió en el sitio. Era el segundo de 3 hermanos.

Entre los familiares que llegaron a la morgue a reclamar el cadáver estaba Néstor Blanco, esposo de una prima de Porras Benítez, quien expresó: “Estamos en un país vulnerable de todo tipo de violencia, hay mucha impunidad. Si tú denuncias a un maleante y tiene dinero se transa con la autoridad. El matar es un premio, un deporte, un trofeo para ellos. Matar aquí en Venezuela es tan fácil que lo hacen por vicio. Estamos en un país lleno de injusticia”. Agregó que es rara la persona que diga que su familia no ha sufrido un evento trágico. Luego dijo que Porras Benítez era una persona buena, trabajadora y tranquila.

Una comisión del Cicpc se encargó de la pesquisa y citó a declarar al compañero de trabajo de Porras Benítez.

Leonardo Pernía, de 18 años de edad, que trabajaba en una lunchería en el centro de Caracas, es una de las 14 víctimas que fueron ingresadas entre lunes y martes a la morgue. Era del estado Táchira y tenía 4 años en la capital del país. Lo mataron de 2 tiros, uno en la frente y otro en un brazo, el domingo a las 5:00 pm en el kilómetro 18 de la vía de El Junquito. Por el sitio pasaron unos individuos que dispararon y le robaron la moto a la víctima.

“No hay seguridad. Eso pasa todos los días y al parecer nadie hace nada. Todo lo dejo en manos de Dios”, comentó Iris Morillo, tía de Pernía.

En lo que va del mes de octubre a la morgue han sido ingresados 356 cadáveres.